Unos 4.000 agentes de seguridad en Super Bowl

Las medidas de seguridad en el Super Bowl de este año incluirán el emplazamiento de casi 4.000 agentes, tanto de la policía local como de empresas privadas, informaron el miércoles funcionarios en MetLife Stadium, donde se realizará el partido.

Se implementarán otras medidas, visibles o imperceptibles para el público, como sistemas semejantes a los que se emplean en los aeropuertos para revisar a las personas que ingresen al inmueble.

El desarrollo de los planes lleva más de dos años, y una parte de éstos se basa en lo aprendido durante ediciones anteriores del Super Bowl, incluida la de 2013, cuando un apagón interrumpió el partido en Nueva Orleáns.

"Es uno de los temas que hemos analizado cuidadosamente", dijo el coronel Rick Fuentes, superintendente de la policía del estado de Nueva Jersey.

Este año, las autoridades colaboran con las compañías eléctricas para garantizar que haya suficiente energía de respaldo en caso de un apagón. Las dependencias sanitarias han participado también, pues el plan contempla tener listos hasta 900 camiones para retirar la nieve de las carreteras aledañas en caso de que ello sea necesario el 2 de febrero, cuando se realiza el partido.

Hasta 700 policías estatales patrullarán el interior y los alrededores del estadio, dijo Fuentes. La NFL aportará 3.000 agentes privados adicionales para garantizar la seguridad.

Los agentes han hecho prácticas durante el último año a fin de enfrentar "todo tipo de situaciones, ya sea de actos delictivos o problemas meteorológicos", afirmó Fuentes.

Detrás de bastidores, analistas del FBI trabajarán en un centro de mando, con imágenes de video y datos suministrados por computadora durante toda la semana previa al partido, para monitorizar posibles amenazas terroristas, dijo Aaron Ford, jefe de la oficina del FBI en Newark. Escuadrones fuertemente armados, equipos antibombas y negociadores en crisis de rehenes estarán listos para responder en caso necesario, añadió.

El FBI y otras agencias "se han preparado prácticamente para cualquier contingencia en la que pudiéramos pensar, a fin de garantizar que este acto transcurra con seguridad", señaló. "Buena parte del trabajo no será visible para la gente".