Christie: "Decepcionamos al pueblo"

En momentos en que enfrenta un creciente escándalo político que amenaza con socavar su segundo mandato y una posible campaña presidencial en el 2016, el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie se disculpó de nuevo el martes, al afirmar que su gobierno defraudó "al pueblo al que tenemos el cometido de servir", pero que la cuestión no define ni a su equipo ni al estado.

Justo antes del comienzo de su segundo mandato, el gobernador abrió su informe de gobierno anual con una breve referencia a la aparente trama de venganza política.

"La semana pasada sin duda ha puesto a prueba esta administración", dijo. "Claramente se cometieron errores. Y como resultado, hemos defraudado al pueblo que tenemos el cometido de servir. Sé que nuestros ciudadanos se merecen algo mejor".

Recibió aplausos tras proseguir. "Esta administración y esta asamblea Legislativa no permitirán que el trabajo que hay que hacer para mejorar la vida de las personas en Jersey se retrase".

El escándalo estalló la semana pasada cuando se divulgaron documentos que demuestran que colaboradores de Christie orquestaron cierres de carriles que causaron enormes embotellamientos en las carreteras locales, retrasaron durante horas a los vehículos de emergencia y los autobuses escolares, y enfurecieron a los viajeros. Los demócratas creen que el ardid era una represalia contra un alcalde demócrata que no apoyó a Christie durante su campaña de reelección.

Después de abordar el escándalo, Christie trasladó su discurso a temas conocidos, como evitar el aumento de los impuestos y colaborar con los demócratas que controlan ambas cámaras de la legislatura estatal. Pero volvió al tema del bipartidismo a lo largo de sus palabras, en un intento por disipar las dudas sobre su estilo agresivo de hacer política, el cual lo catapultó a la vanguardia de su partido, pero que también podría ser responsable de una presunta vendetta política muy mezquina que ejecutaron los miembros de su círculo cercano.

"Hemos tenido éxito en el trabajo conjunto para ser un ejemplo para todo el país desanimado por el partidismo", dijo Christie. "No abandonemos esa trayectoria".

En cuanto a cuestiones de políticas, Christie se apegó la mayor parte del tiempo a metas universales como hacer más seguras a las comunidades sin ofrecer muchos detalles.

Christie, que fue reelegido por 22 puntos en un estado mayoritariamente demócrata, espera recuperar el favor público tras conocerse la noticia de que varios de sus subordinados orquestaron los embotellamientos en el puente George Washington, uno de los de mayor uso del mundo y que une Nueva Jersey con Nueva York. Cuatro colaboradores de Christie fueron despedidos o renunciaron por la presunta venganza política.