Presidente francés indignado con revista

El presidente Francois Hollande, presionado por la publicación de una revista de un amorío secreto con una actriz francesa, dijo el martes que atraviesa por "momentos dolorosos" pero no dio detalles específicos sobre su vida personal.

La compañera sentimental de Hollande, la periodista Valerie Trierweiler, se encuentra hospitalizada desde el viernes, cuando la revista Closer publicó fotos que según dijo demuestran el amorío de Hollande con Julie Gayet. La información aumentó la presión sobre el ya impopular Hollande.

El martes, tras un importante discurso económico, se ler preguntó si Trierweiler sigue siendo la primera dama. En su primera declaración tras la publicación de la revista, Hollande respondió que "todo el mundo en su vida personal puede pasar tribulaciones, ese es nuestro caso".

Hollande dijo estar "totalmente indignado" por la información, que consideró una "violación que toca una libertad personal" pero no aclaró si el contenido del artículo es verdad.

El episodio pone en duda si una compleja vida personal puede ser privada para alguien rodeado constantemente de guardaespaldas, y el cometido de la "primera dama" en Francia. Trierweiler es la primera persona que tiene esa etiqueta sin estar casada con el presidente.

Hollande indicó que aclarará quién es la primera dama antes de iniciar su viaje oficial a Estados Unidos el 11 de febrero, pero no dio más detalles. Agregó que los fondos estatales gastados en la primera dama deberían ser hechos públicos y ser "lo menores posibles". La primera dama carece de estatus oficial en Francia pero en la práctica cuenta con una oficina en el palacio presidencial y un reducido grupo de ayudantes.

Las fotos publicadas por Closer incluyen una de un hombre que según la revista era Hollande en motocicleta cuando se dirigía a un apartamento en el que aguardaba Gayet.

El tema incluso llegó al Parlamento el martes. Un destacado legislador del partido opositor, la conservadora UMP, acusó al presidente de correr riesgos no razonables con su seguridad.

"El presidente no es un ciudadano normal durante su mandato. Es el jefe de nuestros ejércitos. Es la piedra angular de nuestras instituciones. Su protección no debería sufrir por las aficiones", dijo Jacob en la Asamblea Nacional. "El presidente debería estar al tanto del nivel de responsabilidad que ejerce, estar al tanto que su cometido es mayor que su persona, y estar al tanto que encarna la imagen de Francia ante los ojos del mundo".

Cuando se le preguntó si su seguridad estuvo en riesgo, Hollande respondió: "Mi seguridad está asegurada en cualquier parte, y en cualquier momento. Cuando viajo oficialmente y cuando viaje en privado, soy protegido de una forma que es menos sofocante. Pero estoy protegido en todas partes".

___

La periodista de The Associated Press Lori Hinnant contribuyó a este despacho.