Texas: Staples busca ser vicegobernador

La seguridad fronteriza nunca le había importado mucho al Departamento de Agricultura de Texas, incluso cuando el gobernador Rick Perry fue su comisionado, pero entonces llegó Todd Staples.

Ese trabajo era mejor conocido por cuidar que fuesen confiables las balanzas con las que se pesan los comestibles, pero en los años en los que Staples fue comisionado insistió como nadie más en la necesidad de reforzar la seguridad de la frontera con México, afirmando que los cárteles de la droga amenazan el ritmo de vida de agricultores y ganaderos en la zona.

Staples habla frecuentemente sobre lo fácil que es cruzar ilegalmente la frontera entre México y Estados Unidos. El republicano ahora es candidato a vicegobernador de Texas.

Sin embargo, puede ser que Staples no la tenga tan fácil.

No hay lucha más competida en todo el estado de cara a las primarias de marzo --ni tan repleta de nombres conocidos-- que la carrera para el cargo de vicegobernador. El actual vicegobernador, David Dewhurst, busca un cuarto mandato, mientras que Staples, el senador estatal Dan Patrick y el comisionado de Tierras Públicas Jerry Patterson quieren ascender tras años de una ambición reprimida.

Se trata de cuatro conservadores, ideológicamente indistinguibles, ninguno de los cuales quiere quedarse atrás cuando Perry deje el cargo en 2015 y desencadene la mayor reorganización de la estructura de poder público en Texas en más de una década.

Staples busca sobresalir con el tema de la seguridad en la frontera con México, con la esperanza de quedarse con el puesto. Sostiene que el problema no ha desaparecido. "No ha muerto para los propietarios de tierras, quienes están siendo presionados para abandonar sus propiedades", dijo Staples en una entrevista con The Associated Press.

Si Staples logra hacerse del segundo puesto público más importante de Texas una vez que parta Perry, lo más probable es que va a seguir imitando los pasos de Perry.

Tanto Perry como Staples crecieron en pueblos rurales y se unieron a la organización Future Farmers of America (Futuros Agricultores de Estados Unidos) cuando eran adolescentes. Ambos asistieron a la Universidad A&M de Texas. Cuando llegaron a Austin, ambos pasaron seis años como legisladores --Perry en la Cámara de Representantes y Staples en el Senado_, antes de alcanzar el puesto de comisionado de Agricultura y permanecer allí durante dos mandatos.

La siguiente parada de Perry fue como vicegobernador en 1998, pero los tiempos y la política han cambiado. Perry no tuvo oposición en las primarias de ese año antes de conseguir una estrecha victoria sobre su oponente demócrata.

Staples probablemente se enfrentaría a un camino más fácil en las elecciones generales, dado que Texas es un estado más ferozmente republicano en la actualidad, pero él debe sobrevivir primero una primaria con todo y sus moretones.

Staples, de 50 años, ha dicho que en caso de ser vicegobernador, realizará auditorías eficientes a las oficinas estatales y eliminará el impuesto estatal de los márgenes a las empresas. También ha prometido eliminar los lucrativos subsidios --financiados por los contribuyentes-- a las empresas privadas, que Perry hizo parte de su legado.

"Los políticos son como los calcetines. Tienen que cambiarse con mucha regularidad", dijo Staples, quien fue elegido por primera vez como comisionado de Agricultura en 2006. "Esto trae energías nuevas, ideas nuevas. Obliga a la gente a pelear por el puesto, sin el beneficio de quien ya ejerce un cargo".

Normalmente, las tareas del Departamento de Agricultura de Texas son regular las bombas de combustible, proteger los cultivos de enfermedades y supervisar el programa Nacional de Almuerzo Escolares, pero Staples le dio un giro novedoso a esa oficina al involucrarse en el tema de la seguridad fronteriza. Staples ha afirmado que su oficina tiene el deber de cuidar a los agricultores y ganaderos a lo largo del fronterizo Río Grande (conocido en México como Río Bravo), protegiendo de esta manera el suministro de alimentos del estado.

En 2010 su oficina puso en marcha el cibersitio ProtectYourTexasBorder.com (que equivaldría a "ProtejaLaFronteraDeTexas.com"), donde se publican relatos de primera mano sobre enfrentamientos con narcotraficantes violentos, en entrevistas grabadas en video.

Cuando el sitio estatal se llenó rápidamente de mensajes en los que algunas personas llamaban a hacerse justicia por mano propia y matar a aquellos inmigrantes que entraran sin autorización legal al país, Staples eliminó los mensajes y condenó tales comentarios, pero ese episodio sigue siendo una de las mayores vergüenzas de su mandato.

Sin embargo, Staples persistió. En 2012 publicó el libro "Broken Borders, Broken Promises" ("Fronteras rotas, promesas rotas") y continuó rechazando tanto los datos federales que muestran una reducción en los delitos violentos como a los demócratas que acusan a los republicanos de exagerar salvajemente los peligros con tal de alimentar sus intereses políticos.

Staples dijo que su oficina no ha calculado las pérdidas financieras que ha costado la violencia a los propietarios de cultivos de Texas.

"No he tratado de cuantificar las pérdidas en efectivo", dijo Staples. "Lo que hemos hecho, no obstante, ha sido mostrar que la violencia es real, que tenemos un sistema de inmigración fracasado que está ayudando a los cárteles de la droga y que está haciendo posible que puedan entrar en nuestra nación".

No es una cuestión que sólo Staples busca aprovechar. Apenas el mes pasado, Dewhurst dijo que él buscará medios para que unos 60 millones de dólares del presupuesto estatal sean reasignados para aumentar las medidas de seguridad en la frontera con México.

___

Paul J. Weber está en Twitter como: www.twitter.com/pauljweber