Ex golpista centroafricano se exilia en Benín

El hombre que gobernó la República Centroafricana mientras el país casi se desintegraba entre la anarquía, llegó el sábado a la diminuta nación africana de Benín en busca del exilio, mientras la violencia en la capital Banguí dejó al menos cuatro muertos, informaron autoridades y residentes.

Michel Djotodia, un líder rebelde originario del norte del país, tomó el poder de la República Centroafricana en marzo con la ayuda miles de combatientes armados y derrocó al presidente que había permanecido una década en el poder. El viernes acordó asistir con su primer ministro a una cumbre regional en Chad, ante la presión internacional.

Más de 1.000 personas fallecieron sólo en diciembre cuando hubo derramamiento de sangre por razones religiosas, lo que hizo que casi un millón de personas huyeran de sus hogares. Los combatientes de Djotodia son predominantemente musulmanes y los ataques a villas de mayoría cristiana durante su gobierno hicieron que milicias cristianas atacaran mezquitas y asesinaran a civiles musulmanes acusados de apoyar a Djotodia y su movimiento rebelde, conocido como Seleka.

Babacar Gaye, representante especial de la ONU en República Centroafricana, exhortó a las personas y sus líderes a "mantener la calma y mostrar madurez tras las renuncias del jefe de estado y del primer ministro de transición".

Djotodia llegó el sábado por la tarde a Benín, la diminuta nación en el occidente africano de donde su esposa es originaria, a bordo de un avión prestado por el presidente de Chad. A su llegada a Benín el ex líder fue recibido por el ministro de relaciones exteriores Nassirou Bako.

"Aceptar aquí al ex presidente es la contribución de Benín para restablecer la paz en la República Centroamericana", dijo Bako a los periodistas.

___

Larson reportó desde Dakar, Senegal. El periodista de The Associated Press Hippolyte Marboua en Banguí, República Centroafricana, colaboró para este despacho.