Missy Franklin hilvana su cuarto oro

La estadounidense Missy Franklin empujó el jueves a Estados Unidos a imponerse en los relevos de los 4x200 metros libres e hilvanó su cuarta medalla de oro consecutiva en el mundial de natación, en una jornada en que Rikke Pedersen fijó un nuevo récord en los 200 metros pecho, Ryan Lochte conquistó su primer oro y James Magnussen se impuso en los 100 libres.

Franklin aspira a ganar siete medallas de oro en el certamen, al que le restan tres jornadas antes de echar el cierre, y ya tiene más de medio trabajo hecho con cuatro victorias: en los 100 metros espalda, 200 libres y relevos 4x100 y 4x200 libres.

El equipo de relevos estadounidense sufrió hasta que la californiana remontó en la última tanda al equipo de Australia, que acabó segundo por delante de Francia. Su compañera Katie Ledecky, quien el martes registró el segundo récord del mundo del certamen en los 1500 libres, también participó del relevo y se anotó su tercer oro en Barcelona.

Franklin, quien el día anterior renunció a competir en los 50 metros espalda para reservar fuerzas, se dosificó en la primera carrera de la tarde, las semifinales de los 100 libres, en que acabó quinta, dejando el primer lugar para la sueca Sarah Sjostrom.

En los 200 pecho, el crono de 2:19:11 marcado por Pedersen dejó atrás el récord anterior de 2:19.59, propiedad de la estadounidense Rebecca Soni en los pasados Juegos Olímpicos de Londres, y situó a la danesa como clara favorita a llevarse también el oro en la final del viernes.

Los tres récords del mundo registrados en el certamen hasta la fecha han sido establecidos por mujeres: la primera fue la lituana Ruta Meilutyte el lunes en los 100 pecho y la segunda, Ledecky.

En la carrera de los 100 metros libres, el australiano "Misil" Magnussen retomó el trono de la velocidad, ganando la medalla de oro con un crono de 47.71 y vengándose así de la derrota sufrida ante el estadounidense Nathan Adrian en Londres 2012. Adrian apenas fue tercero por detrás de su compatriota James Feigen.

El estadounidense Lochte sí se desquitó al ganar su primer oro del certamen. Lochte, quien también acabó segundo en las semifinales de los 200 espalda tras su compañero Tyler Clary, dominó desde el inicio la final de los 200 metros combinados, imponiendo un ritmo fuerte que sólo al final pudo recortar relativamente el japonés Kosuke Hagino, segundo por delante del brasileño Thiago Pereira.

La española Mireia Belmonte, ya con una medalla de bronce en los 200 combinados, añadió una plata en los 200 mariposa, que se adjudicó la china Liu Zige, mientras que la húngara Katinka Hosszu se llevó el bronce.

El oro de Liu, unido al de Zhao Jing en la carrera de los 50 espalda femeninos, donde su compatriota Fu Yuanhui también se llevó la plata, permitió a China mantenerse solo una presea por debajo de Estados Unidos en el botín de la jornada y por encima en el medallero global, donde ambos figuran con 23 preseas pero el país asiático ostenta 13 de oro por 10 de su rival.

Otra buena noticia para China fue que una de sus principales estrellas en los pasados Juegos Olímpicos, Ye Shiwen, volvió a disfrutar la sensación de ganar junto a sus compañeras del relevo de 4x200 libres, al quedar primeras en la preliminar de la mañana por delante de Australia y Estados Unidos.

En la vecina piscina Picornell, Hungría y Montenegro dieron la sorpresa en las semifinales del waterpolo varonil y se disputarán el oro el sábado tras vencer, respectivamente, a la campeona olímpica Croacia por ajustado 11-10 y a Italia, oro en el pasado mundial de Shanghai, por 10-8.