Chile: condicionan funcionamiento termoeléctrica

La Corte Suprema chilena condicionó el funcionamiento de la termoeléctrica Bocamina, de la generadora europea Endesa, al respeto del medioambiente, lo que deberá ser fiscalizado por las autoridades ambientales.

El Poder Judicial informó el viernes en un comunicado que la Corte acogió el recurso de protección de pescadores, ecologistas y habitantes de la Bahía de Coronel, en el sur del país, y determinó que las autoridades ambientales deberán suspender las actividades del complejo Bocamina si daña los recursos hidrobiológicos o si arrastra especies de flora y fauna de la zona al succionar agua de mar. El agua se utiliza para enfriar las centrales.

Bocamina está ubicada en la Bahía de Coronel, a unos 500 kilómetros al sur de Santiago y consta de dos unidades.

La primera de las centrales aporta 128 megavatios y la segunda 350 megavatios a la ajustada matriz energética chilena, que según los expertos, debe aumentar su producción en los próximos años.

Un comunicado de Endesa enfatizó que el dictamen "no ordena la paralización de las centrales" y que la empresa "ha implementado un plan tendiente a eliminar el riesgo de succión de organismos por su sistema de captación de agua de mar".

María Isabel González, ex secretaria ejecutiva de la Comisión Nacional de Energía y gerente general de la consulta Energética, dijo a The Associated Press que "el fallo de la Corte va a afectar considerablemente los costos del sistema, particularmente si efectivamente este próximo período hidrológico es seco, como se está previendo".

Agregó que "ojalá que cumplir con lo que indica la Corte tome poco tiempo".

Endesa, de capitales españoles y mayoritariamente italianos, maneja en Chile 16 centrales hidroeléctricas, 11 termoeléctricas y dos eólicas, según su página en internet.

La multinacional está a la espera, hace dos años y medio, de la aprobación de un comité de ministros para iniciar la construcción de la central hidroeléctrica Hidroaysén, en la Patagonia chilena, aunque recientemente Endesa retiró a la central del listado de proyectos que presenta a sus inversionistas.

Es virtualmente imposible que obtenga su aprobación final durante los dos meses que le restan a la gestión del presidente Sebastián Piñera y su sucesora, la socialista Michelle Bachelet, anticipó que Hidroaysén "no es viable" como fue presentada.

Endesa posee el 51% de la propiedad de Hidroaysén y la generadora chilena Colbún tiene el otro 49%. Aportaría 2.750 megavatios.

Más de una decena de proyectos energéticos han sido paralizados por la justicia, que ha acogido recursos de amparo de pescadores, pobladores y de grupos de indígenas, causando la preocupación del sector empresarial.

Chile ronda los 17.000 megavatios de capacidad instalada y debería crecer en otros 8.000 megavatios en los próximos años, para acompañar el crecimiento económico, que aspira a ser uno de los primeros en América Latina en alcanzar el desarrollo en 2020.

Toda la generación de energía de Chile está en manos de privados y su matriz energética se basa en carbón, combustibles fósiles, gas y agua, y aunque no tiene petróleo es rico en recursos hídricos y en energía solar.

Dada la prolongada sequía que afecta al país, recientemente el 60% de la energía fue producida por termoeléctricas y el resto provino de centrales hídricas. El porcentaje de aportes de sistemas de energías renovables no convencionales es muy bajo.