Ola de frío tuvo alto costo para economía de EEUU

Refugiarse en casa en lugar de ir a trabajar, la cancelación de miles de vuelos y la reparación de tuberías reventadas desde el centro-norte hasta el sureste del país tiene un precio, el cual se ha calculado en 5.000 millones de dólares.

La temperatura quizá esté subiendo en la nación después del azote del vórtice polar, pero el frío congelante, la nieve y el hielo que afectó gran parte del territorio nacional --y a cerca de 200 millones de personas-- provocaron la mayor interferencia económica ocasionada por el clima desde la supertormenta Sandy en 2012, dijo Evan Gold, vicepresidente senior de Planalytics, una compañía especializada en información climática para negocios, con sede en un suburbio de Filadelfia.

Aunque el impacto no fue para nada cercano al de Sandy, que ocasionó alrededor de 65.000 millones de dólares tan sólo en daños a propiedad, el impacto del frío extremo provino de su extensión.

"Hubo mucha actividad económica que no ocurrió", dijo Gold "parte de ella se recuperará, pero otra simplemente se pierde".

No obstante, Gold indicó que el cálculo de 5.000 millones de dólares palidece en comparación con un PIB nacional anual de aproximadamente 15 billones de dólares, lo que da como resultado quizá una séptima u octava parte de la producción de un día de todo el país.

"Es una fracción pequeña de un punto porcentual, pero sigue siendo un impacto", agregó Gold

La principales líneas aéreas de Estados Unidos, las cuales cancelaron cerca de 20.000 vuelos desde el jueves de la semana pasada, perdieron entre 50 y 100 millones de dólares, dijo Helane Becker, un analista de Cowen and Co. en Nueva York.

JetBlue fue golpeada de manera especialmente fuerte debido a que 80% de sus vuelos pasan por Nueva York o Boston, donde la compañía aérea tuvo que interrumpir operaciones de la tarde del lunes al martes. La empresa además fue afectada por el cierre de otros aeropuertos y por nuevas reglamentaciones que limitan las horas de trabajo de los pilotos.

El cierre de escuelas tuvo también su impacto, manteniendo en casa a padres que no pudieron encontrar alternativas para sus niños. Incluso si esos padres trabajaron desde casa, quizá no fueron tan productivos, dijo Tony Madden, un economista regional del Banco de la Reserva Federal de Minneápolis.

"La gente en climas del norte está acostumbrada a manejar asuntos de nieve y frío", señaló Madden. "Sin embargo, cuando uno tiene un acontecimiento como este que ocurre uno en 20 años, eso desestabiliza actividades".

Pero siempre alguien se beneficia.

Hopper Research, con sede en Boston, dijo que las temperaturas heladas ocasionaron un aumento de 52% en búsquedas de vuelo a Cancún, México, de gente en Minneápolis y Chicago.

___

Los periodistas de The Associated Press Josh Freed en Minneápolis y Jayson Keyser en Chicago contribuyeron a este reporte.