Regresa la confianza económica a Portugal y España

En la más reciente señal de que el pesimismo económico en Europa se está disipando, algunos de los gobiernos de la región que estaban agobiados por la falta de recursos están obteniendo dinero en los mercados de bonos, y a buen precio.

El jueves, Portugal colocó 3.250 millones de euros (4.400 millones de dólares) por una venta de bonos del gobierno a cinco años, la primera en su tipo desde que el país aceptó un rescate financiero internacional en 2011.

A cambio de los 78.000 millones de euros (106.000 millones de dólares) en préstamos, Portugal aceptó un programa de austeridad de tres años para sanear sus finanzas. La evidencia, al menos en los mercados, indica que la estrategia está funcionando.

Los rendimientos, o tasas de interés, que las atribuladas economías europeas pagan por sus créditos han bajado abruptamente a medida que los inversionistas se vuelven más confiados. Ayudar a Europa a regresar a la salud económica es visto como algo vital para el crecimiento global.

Irlanda salió de su propio programa de rescate a finales del año pasado y esta semana también tuvo éxito en una emisión de bonos de deuda.

España también se está beneficiando de la mejoría en el ánimo de los mercados a medida que sus bancos se recuperan del golpe que recibieron cuando estalló la crisis en el sector inmobiliario.

El Tesoro español colocó el jueves 3.530 millones de euros en bonos a cinco años (4.797 millones de dólares) a una tasa de interés de 2,38% la más baja que ha podido ofrecer por ese bono. También vendió 1.760 millones de euros (2.391 millones de dólares) en papeles a 15 años a una tasa de 4,19%.

Mientras tanto, la tasa de referencia del bono español a 10 años en el mercado secundario --que se negocian después de su emisión-- estaba en 3,76%. Eso la puso solo 1,86 puntos porcentuales arriba del bono alemán equivalente, considerado un referente de inversión segura. No se han visto niveles similares desde 2011.

___

Ciaran Giles colaboró desde Madrid.