Presidente de México promulga reforma financiera

El presidente Enrique Peña Nieto promulgó el jueves una ley que reformará el sistema bancario para aumentar la entrega de créditos bancarios, una actividad que está por debajo del promedio de América Latina.

El mandatario dijo que al elevar el nivel de crédito aumentará la productividad ya que personas y empresas podrán obtener préstamos con más facilidad.

"México contará con un sistema financiero que, además de más sólido y robusto, hará del crédito responsable un verdadero motor de crecimiento", expresó.

Peña Nieto presentó la propuesta de reforma financiera en mayo. Con la reforma implementada, se espera que los préstamos aumentarán de 1 billón de pesos (unos 76.000 millones de dólares) a 1 billón 150 mil millones de pesos en financiamiento (unos 88.000 millones de dólares), lo cual significa un incremento del 15%, dijo Peña Nieto.

El sistema bancario de México es de los que menos otorgan créditos a nivel global. El crédito al sector privado en el país representa un 26% del producto interno bruto, cuando el promedio de Latinoamérica es superior al 50%.

Peña Nieto dijo que el crédito será más barato ya que la reforma promueve la competencia entre los bancos que se verán obligados a bajar sus tasas.

La banca mexicana ha sido calificada por autoridades como un sistema muy desigual. Las micro y pequeñas empresas generan más de dos terceras partes de los empleos en México, pero sólo tienen acceso a un 15% del financiamiento de la banca.

Algunos analistas han advertido que el país tiene que vigilar de cerca cómo se entregarán los créditos para evitar las "burbujas financieras" que han puesto en riesgo las finanzas personales de muchos estadounidenses.

Muchos en México aún guardan recuerdos amargos por la crisis financiera de 1995, cuando los bancos cayeron casi en la bancarrota, lo que forzó a las autoridades a rescatarlos. Aunque la mayoría de los mexicanos desconfía de las instituciones bancarias, la fiabilidad en las instituciones ha crecido en los últimos años.

La reforma financiera es la última iniciativa en promulgarse de una serie de modificaciones a la ley impulsadas y aprobadas en 2013, que incluye la educativa, la fiscal y la energética.