Banco Central Europeo no cambia tasa

El Banco Central Europeo dejó inalterada el jueves una tasa de interés clave, que permaneció en el 0,25% pese a los temores causados por un débil repunte y baja inflación.

Intereses más bajos pueden fomentar el crecimiento, pero el banco tiene poco campo de maniobra para reducirlos más. Los analistas creen que quizá adopte otras medidas como ofrecer créditos baratos a los bancos a condición de que presten el dinero a las empresas.

El presidente del banco, Mario Draghi, dijo que la entidad está dispuesta a tomar "nuevas medidas decisivas" y usar "todas las herramientas disponibles" para estimular una recuperación aún débil.

El BCE teme la débil inflación de apenas un 0,8% anual, indicio de un crecimiento muy marginal -- y que hace más difícil además a los países de la eurozona en problemas financieros, como Grecia, reducir su deuda soberana.

El objetivo del BCE es mantener la inflación por debajo del 2%. Abaratar la tasa clave y mejorar las condiciones cuando presta dinero a los bancos del sector privado puede ayudar a ello. Empero, hasta ahora los bancos se han negado a transferir el interés más bajo del BCE a los consumidores en los países que más lo necesitan.

La economía en los en los 18 países de la eurozona experimenta un débil repunte tras salir de la recesión, abrumada por un problemático sector bancario que ha limitado el crédito y los intentos gubernamentales para reducir el gasto y aumentar los impuestos. La economía creció solamente un 0,1% en el tercer trimestre.

La tasa del desempleo es del 12,1% en la eurozona, y un 27,4% en Grecia y un 26,7% en España -- dos países agobiados por la deuda soberana, bancos quebrados y tajantes medidas de austeridad.

Los analistas dijeron que el BCE podría ofrecer a la postre créditos baratos a largo plazo a condición de que el dinero sea prestado a las empresas para que puedan ampliar sus negocios.

Otras medidas de estímulo potenciales tienen sus inconvenientes. La tasa clave está casi en cero y con frecuencia no es pasada por los bancos.

Igualmente, reducir las tasas en los depósitos en el BCE a territorio negativo -- es decir, cobrar a los bancos que depositen fondos en el BCE en lugar de pagarles intereses -- podría fomentar el crédito, aunque los bancos podrían entonces pasar los costos a sus clientes.

El banco central podría en teoría aumentar el circulante en la economía con la adquisición de activos financieros como bonos gubernamentales utilizando dinero nuevo, como hizo la Reserva Federal de Estados Unidos. Los funcionarios del BCE, empero, dijeron que dicha medida sería muy complicada con emisión de deuda de 18 gobiernos diferentes.