Juego terrestre de Saints prospera a tiempo

Cuando el cornerback de los Seahawks Richard Sherman comenzó a estudiar videos para la revancha del sábado contra los Saints en la postemporada de la Conferencia Nacional, notó algo diferente en la ofensiva de Nueva Orleáns.

"Ellos están acarreando el balón extremadamente bien y eso es diferente con respecto al juego que jugamos contra ellos antes", comentó Sherman, aludiendo a la aplastante victoria de los Seahawks por 34-7 sobre los Saints el 2 de diciembre. "Son un grupo convencido".

Los Saints, cuyo ataque se ha definido por el prolífico arsenal aéreo de Drew Brees en los últimos ocho años, ganaron 185 yardas por carrera en la victoria de primera ronda de playoff sobre Filadelfia el pasado fin de semana.

La confianza del entrenador Sean Payton en el juego terrestre nunca fue más obvia que cuando ordenó ocho acarreos en la serie ofensiva de 10 jugadas de Nueva Orleáns que consumió los últimos 4:54 minutos de juego y que significó el triunfo. Las últimas siete jugadas consistieron en seis carreras significativas y prepararon el escenario para el gol de campo de 32 yardas de Shayne Graham cuando expiraba el encuentro.

Mark Ingram, quien ha batallado para estar a la altura de lo que se espera de un ganador del Trofeo Heisman y de una primera selección del draft, encabezó el juego terrestre ante la ausencia de Pierre Thomas, líder corredor de los Saints esta temporada quien está fuera de acción por una lesión en el tórax.

Ingram acarreó el balón en 18 ocasiones y ganó 97 yardas con un touchdown, para un promedio de 5,4 yardas por acarreo.

"Ha estado corriendo realmente bien", dijo Payton. "Me gustó su protección del balón la otra noche. Esas no siempre son yardas fáciles. Me complace la forma en que está jugando y pienso que ha tenido un puñado de partidos excepcionales hacia la última parte de la temporada".

Aunque las 386 yardas totales por carrera ganadas por Ingram durante la temporada regular no asustan a nadie, se sobrepuso a lesiones sufridas al inicio de la campaña y pareció fortalecerse más con el tiempo, terminando con un respetable promedio de 4,9 yardas por acarreo.

"Siempre he tenido confianza en mí. Sé lo que puedo hacer. Tengo confianza en mis habilidades. Se trata simplemente de tener la oportunidad de tener esos contactos y mostrar lo que puedo hacer, y fue grandioso hacerlo en un partido de playoff como visitante", dijo Ingram.