Juicio por homicidio a policías de California

Los abogados presentaron el martes versiones diametralmente opuestas de un desamparado que falleció tran un violento enfrentamiento con policías de California: una parte lo calificó de víctima de la brutalidad policial y la otra expresó a los jurados que era un delincuente furioso con un historial de reacciones fuertes no provocadas que lo dejaron en la calle.

Los jurados deben regresar el miércoles al tribunal para el segundo día de los argumentos finales del caso contra dos ex policías de Fullerton acusados en la muerte en julio del 2011 de Kelly Thomas, de 37 años, quien murió cuando una llamada de rutina se convirtió en una confrontación grabada en video.

El ex policía Manuel Ramos, de 39 años, se declaró inocente de un cargo de asesinato en segundo grado y otro de asesinato no premeditado. El ex cabo Jay Cicinelli se declaró culpable de un cargo de asesinato no premeditado y otro de uso excesivo de la fuerza.

Un tercer agente será enjuiciado por separado y otros tres no fueron acusados.

El caso es la primera vez en la historia del conservador Condado Orange que un policía ha sido acusado de asesinato en el cumplimiento del deber. El caso es de tanta importancia que el fiscal de distrito, Tony Rackauckas, que lleva cuatro períodos en el cargo, lo lleva personalmente.

El video de 33 minutos está en el centro del juicio de un mes y muestra a los agentes --inicialmente dos, y después seis-- golpeando con las rodillas y puños a Thomas, además de dispararle con una pistola eléctrica, mientras llama a gritos a su padre casi 30 veces, pide perdón y trata de respirar.

Thomas nunca recuperó la conciencia y falleció cinco días después, el 10 de julio de 2011, después que los médicos los desconectaron de los equipos que lo mantenían con vida.

Su muerte provocó la destitución de tres miembros del Concejo de Fullerton y la renuncia del jefe de la policía. Numerosas personas han asistido a diario al juicio con cintas amarillas y botones con la imagen de Thomas. El padre de Thomas ha dicho que su hijo era esquizofrénico.

Rackauckas proyectó repetidas veces el martes imágenes del video en blanco y negro, diciendo que ofrecía pruebas claras de que los dos agentes eran responsables de la muerte de Thomas.

Amigos y familiares de Thomas lloraron mientras veían el video en una pantalla grande.

"Cuando uno ve el video se da cuenta de que está viendo y escuchando a una persona morir a manos de la policía", dijo el fiscal Rackauckas. "Estamos viendo un homicidio".

John Barnett, abogado defensor de Ramos, respondió en sus argumentos finales que Thomas era un hombre violento e impredecible que tuvo la culpa del trato que le dieron los agentes porque no siguió repetidas órdenes legales y se mostraba violento.

"Este caso no es de un desamparado inofensivo y enfermo mental", dijo Barnett a los jurados. "Estos agentes se enfrentaron el 5 de julio a un hombre peligroso, muy peligroso".

Barnett recordó al jurado que la madre de Thomas había pedido una orden de alejamiento después que la agarró por el cuello en una discusión. También atacó a su abuelo en 1955 con un atizador de metal, que convirtió a Thomas en un delincuente convicto. Los dos fueron llamados a declarar como testigos hostiles por la defensa.