Policías y bomberos en fraude de invalidez en NY

Un policía jubilado que alegó que estaba muy afectado psicológicamente para trabajar fue descubierto administrando un estudio de artes marciales. Otro que dijo que su depresión lo tenía tan debilitado que no podía salir de su casa, fue fotografiado a bordo de una nave marítima y un tercero que afirmó que estaba incapacitado para relacionarse socialmente operaba un puesto de postres italianos en un festival callejero, acusó la fiscalía de Nueva York.

Los tres habían recibido injustificadamente miles de dólares en prestaciones federales por invalidez, dijo el martes la fiscalía, al anunciar un amplio proceso por fraude contra varios funcionarios, entre los que había jubilados de la policía, del cuerpo de bomberos y guardias del sistema penitenciario. Los jubilados fingieron problemas psiquiátricos, dijeron las autoridades, y muchos se quejaron falsamente de afecciones a raíz de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

"El descaro es tan ofensivo", comentó el fiscal de Manhattan, Cyrus R. Vance.

Más de 100 personas han sido arrestadas, entre ellas 72 policías, ocho bomberos y cinco guardias y un agente de la policía del condado de Nassau.

Cuatro cabecillas instruían a los ex trabajadores sobre la manera de fingir depresión y otros problemas mentales a fin de poder obtener pagos de hasta 500.000 dólares durante varias décadas, dijo Vance. Los cabecillas ganaron decenas de miles de dólares en sobornos secretos, destacó.

Los cuatro --el agente jubilado Joseph Esposito, de 64 años; el asesor de invalidez del sindicato John Minerva, de 61; el abogado y ex agente del FBI y fiscal suburbano Raymond Lavallee, de 83; y el asesor de prestaciones Thomas Hale, de 89-- comparecieron sentados imperturbables mientras se declaraban inocentes de los delitos de hurto mayor. Todos recibieron libertad condicional bajo el pago de fianzas que fueron desde 250.000 hasta un millón de dólares.

Los abogados defensores dijeron que los cuatro negaron acérrimamente las acusaciones y algunos dijeron que sus clientes tenían trabajos legítimos ayudando a la gente a obtener prestaciones. Minerva no "instruía a la gente ni les decía lo que tenían que decir cuando solicitaban esas prestaciones", dijo su abogado, Glenn Hardy.

El abogado de Esposito, Brian Griffin, dijo que según la fiscalía muchos de los solicitantes de prestaciones cumplían con los requisitos para pensiones de invalidez municipal antes de recibir las prestaciones federales.

Sin embargo, la fiscalía dijo que los requisitos para obtener prestaciones de invalidez del Seguro Social son más estrictos --pues equivalen a una inhabilidad total para trabajar-- que los exigidos para la pensión de invalidez municipal. Afirmó que los solicitantes mintieron selectivamente con la guía de los dirigentes, para presentarse como si mereciesen obtener la pensión.

La fiscalía dijo que se entrenó a los solicitantes a demostrar en pruebas que les fallaba la memoria y actuar como personas que sufrían de depresión o de experiencias traumatizantes. Sus solicitudes incluían descripciones sorprendentemente muy similares, como "mi (esposa o esposo) siempre me persigue debido a mi aseo", "tomo siestas intermitentemente durante el día" --en lo que parece ser incluso el mismo tipo de escritura, dijo la fiscalía.

Los documentos judiciales dijeron que Esposito le aconsejó a una solicitante que se iba a reunir con funcionarios del Seguro Social, que cometiera errores en ejercicios simples de ortografía y matemáticas.

"No sientes deseos de nada", indican los documentos con citas textuales de Esposito a ella, como la de: "¿Puedes pretender que tienes ataques de pánico?".

Si los solicitantes alegaban haberse traumatizado a raíz de los ataques del 11 de septiembre, "les instruían para que dijeran que sentían temor de los aviones o de edificios altos", le dijo el fiscal adjunto Christopher Santora al juez.

El comisionado de policía, William Bratton, dijo que los arrestos representaban un esfuerzo para garantizar que "los recuerdos de quienes contribuyeron con sus vidas o su bienestar físico a enfrentarse al 11 de septiembre no sean mancillados".

Durante 26 años, los trabajadores recibieron 22 millones de dólares en prestaciones ilegítimas, dijeron las autoridades, y podría haber más arrestos. La fiscalía calcula que cientos de personas más estarían involucradas por un monto que ascendería a unos 400 millones de dólares.

___

Jennifer Peltz está en Twitter como @jennpeltz