Haití y Dominicana dialogan sobre disputas

Funcionarios haitianos y dominicanos se reunieron el martes para tratar de resolver la creciente tensión entre los dos vecinos caribeños que se vio reflejada en un reciente fallo judicial que amenaza con despojar de su ciudadanía a las personas de ascendencia haitiana que nacieron en la República Dominicana.

Las conversaciones son parte de una nueva comisión binacional que tiene como objetivo discutir temas como el comercio, la migración, el medio ambiente y la seguridad fronteriza. Los países comparten la isla caribeña de La Española.

Pero el principal tema en discusión era un fallo judicial de septiembre que amenaza con revocar la ciudadanía de miles de personas que viven en la República Dominicana, en su mayoría de ascendencia haitiana. Ellos podrían ser deportados a Haití a pesar de que no nacieron allí.

"El gobierno de Haití está pidiendo medidas concretas que deben adoptarse para proteger los derechos fundamentales de las personas de origen haitiano", dijo el primer ministro Laurent Lamothe en una declaración preparada tras las conversaciones en un parque industrial en la ciudad fronteriza haitiana de Ouanaminthe. "El gobierno dominicano dio esta garantía".

En su discurso transmitido en vivo por la televisión nacional, agregó que "ambas partes reconocen que este tema no se descuidó" en las conversaciones.

Las discusiones a puerta cerrada fueron la primera de una serie de reuniones mensuales para discutir sobre comercio, medio ambiente, seguridad y el fallo del tribunal, que ha sido condenado por las Naciones Unidas, los gobernantes del Caribe y grupos de derechos humanos.

Los representantes de la ONU, la Comunidad del Caribe, la Unión Europea y Venezuela servirán como observadores y prestarán asesoramiento, dijo Lamothe.

La Dirección General de Migración de la República Dominicana dijo que va a proporcionar documentos temporales para los haitianos que trabajan en el país, añadió Lamothe.

Los detalles serán discutidos en la próxima reunión, prevista para el 3 de febrero en la República Dominicana.

La reunión del martes se programó después de unas conversaciones sostenidas en Venezuela en diciembre en las que el presidente haitiano Michel Martelly y su homólogo dominicano Danilo Medina acordaron intentar solucionar las tensiones derivadas de la decisión de la corte y otras diferencias.

Funcionarios dominicanos en un primer momento dijeron que no discutirían el fallo del tribunal, del que afirmaron no se puede apelar. Funcionarios dominicanos y haitianos tendrán que buscar maneras creativas de anular la decisión.

El fallo del Tribunal Constitucional de la República Dominicana afirma que a la gente que nació en el país después de 1929 de padres extranjeros que vivían sin autorización en territorio dominicano no se le concede la ciudadanía en forma automática.

Algunos grupos defensores de los derechos humanos han expresado su indignación por el plan y el fallo, el cual afirman podría provocar que aproximadamente 200.000 personas pierdan su ciudadanía, la mayoría de ascendencia haitiana. El gobierno sostiene que sólo unas 24.000 se verían afectadas.

___

El periodista de The Associated Press Ezequiel López Blanco contribuyó a este despacho desde Santo Domingo, República Dominicana.

___

Trenton Daniel está en Twitter como: http://twitter.com/trentondaniel