Presidente interino visita al papa copto en Egipto

El presidente interino de Egipto visitó el domingo al pontífice de los cristianos ortodoxos del país en la catedral de San Marcos, la sede papal en el centro de El Cairo, informó la Iglesia en un comunicado.

La visita altamente simbólica que efectuó Adly Mansur al papa Teodoro II tuvo lugar antes de la Navidad copta, que se celebrará el martes.

Los militares instalaron a Mansur el 3 de julio en sustitución del presidente islamista Mohamed Morsi, depuesto después de un año en el poder en el que las tensiones y la desconfianza marcaron las relaciones entre el gobierno y los cristianos del país.

Los cristianos representan alrededor del 10% de los 90 millones de habitantes de Egipto. La mayoría pertenece a la Iglesia ortodoxa, una de las más antiguas en la cristiandad.

Desde hace mucho tiempo los cristianos en el país se han quejado de ser víctimas de discriminación por parte de la mayoría musulmana.

Morsi, líder en la Hermandad Musulmana desde hace tiempo, se quejó en un discurso pocos días antes de su derrocamiento de que los líderes de la Iglesia lo visitaron con sonrisas hipócritas, y los acusó de estar innecesariamente temerosos del régimen islamista.

Los aliados de Morsi adoptaron un discurso sectario y acusaron a los cristianos de estar detrás de algunas de las protestas multitudinarias efectuadas contra el ex mandatario.

Por su parte, el papa Teodoro II había adoptado la postura inusual de criticar públicamente al presidente, afirmaciones en las que expresó su rechazo a la Constitución de corte islamista aprobada en 2012 que en su opinión era discriminatoria y vulneraba los derechos humanos de los egipcios.

Teodoro II, que asumió el papado ortodoxo a finales de 2012, ha manifestado públicamente su apoyo al derrocamiento de Morsi.

En agosto, los partidarios de Morsi destruyeron, saquearon o incendiaron decenas de iglesias e instalaciones relacionadas con éstas en todo Egipto. Algunas casas y negocios de cristianos también fueron blanco de ataques.

La oleada de violencia anticristiana comenzó luego de que partidarios de Morsi y fuerzas de seguridad disolvieran dos plantones en una operación que dejó centenares de muertos.