Ni coche ni bicicleta, sino una mezcla: un ELF

Mark Stewart llama la atención mientras serpentea por las calles en su bicicleta ELF de color verde neón. Con cada pedalazo, sus pies sobresalen por turnos de la parte inferior, mientras que un suave motor resuena en el fondo.

Lo que conduce parece un cruce entre una bicicleta y un coche, lo más cercano hasta el momento a un "troncomóvil", el vehículo de Pedro Picapiedra, sólo que con paneles solares y una silueta futurista.

Es una opción "verde" para los viajeros de hoy.

Stewart, un terapeuta familiar y psicólogo escolar de 65 años de edad de Cambridge, Massachusetts, tomó vacaciones para conducir su nuevo ELF más de 1.900 kilómetros (1.200 millas) a lo largo de los caminos y carreteras que hacen parte de la East Coast Greenway, un sendero peatonal y para bicicletas que se extiende desde Canadá hasta Key West.

Comenzó su aventura al llegar por avión a Durham, Carolina del Norte, el 15 de julio, y calcula que todo el viaje durará aproximadamente un mes. Cubrió la primera etapa, de Durham, Carolina del Norte, a Reston, Virginia, durante aproximadamente cinco días, unos 100 kilómetros (60 millas) por jornada.

Por supuesto, le hacen un montón de preguntas por el camino.

"Me recuerda cuando vi un coche Smart por primera vez", dijo Joanne Bury mientras salía de su edificio de apartamentos a echar un vistazo al vehículo. "Esto es increíble. ¿Qué es?"

Esta atención, dice Stewart, es parte del trayecto.

"No me molesta. Quiero decir, me gusta que la gente quiera hablar al respecto", dijo.

El ELF, o "Vehículo de Transporte Ecológico", tiene una autonomía de 2.900 kilómetros (1.800 millas) con la energía equivalente a un galón (cuatro litros) de gasolina. No requiere de los costes de mantenimiento en seguros, reparación y demás de un vehículo promedio. Aparte del costo de algún nuevo neumático de vez en cuando, el ELF se impulsa apenas con lo que cuesta cargar la batería.

Stewart compró el ELF a Organic Transit, con sede en Durham, que los vende a un precio base de 5.000 dólares. Dijo que quería evitar los gastos de envío por casi 1.000 dólares, así decidió viajar en avión a recoger el vehículo en persona y aprender a conducirlo antes de emprender el largo viaje de regreso a casa.

El ELF de Stewart es apenas el número 40 en salir de la línea de producción.

El director general de Organic Transit, Rob Cotter, tomó la tecnología de aviones, barcos y bicicletas, y la incorporó a un vehículo "verde" de 59 kilogramos (130 libras).

___

El redactor de The Associated Press Shaquille Brewster contribuyo a este despacho.