Acuerdo YPF-Chevron por Vaca Muerta

La petrolera estatal YPF de Argentina anunció el martes un acuerdo con el gigante energético estadounidense Chevron para la explotación conjunta del yacimiento de Vaca Muerta, el tercer reservorio de petróleo y gas no convencional del mundo.

La rúbrica del acuerdo era largamente esperada por el gobierno de Cristina Fernández, que se había lanzado a la búsqueda desesperada de inversores extranjeros para el proyecto luego de expropiarle YPF a la petrolera española Repsol en 2012. Pero también ha levantado críticas desde sectores que ven detrás del anuncio una nueva "privatización" de la compañía argentina.

La compañía estadounidense desembolsará 1.240 millones de dólares para una primera fase de desarrollo en una zona de 20 km2 que incluye la perforación de 100 pozos, según un comunicado emitido por YPF.

Vaca Muerta es un yacimiento de petróleo y gas no convencionales (shale oil y shale gas) situado en la provincia de Neuquén, en la Patagonia argentina, cuyo descubrimiento fue anunciado en diciembre de 2010. El reservorio tiene una superficie total de 30.000 km2, de los cuales la petrolera argentina controla 12.000 km2.

"Vaca Muerta es un activo de clase mundial y se ajusta perfectamente a nuestro sólido portfolio de recursos no convencionales" dijo John Watson, el presidente de Chevron, según el comunicado de YPF. "Es consistente con nuestro objetivo estratégico de entrar en nuevas y atractivas áreas de forma temprana en el proceso".

Watson se encuentra en Buenos Aires y el martes por la noche era recibido por la presidenta Fernández en la Casa de Gobierno para informarle junto a Miguel Galuccio, su contraparte de YPF, los alcances del acuerdo.

"Esta asociación es estratégica para la compañía y para la Argentina. Estamos poniendo en producción un recurso que puede cambiar el futuro energético de nuestro país... Este acuerdo es, también, una demostración de confianza por parte de una gran empresa internacional", señaló Galuccio.

La inversión total entre ambas petroleras asciende a 1.500 millones de dólares para una primera etapa de explotación que se ejecutará en una nueva área denominada General Enrique Mosconi, ubicada en Loma La Lata Norte y Loma Campana.

YPF ha dicho que con explotar el 15 por ciento del reservorio Vaca Muerta podría solucionar el problema del déficit energético, una de las causas esgrimidas en su momento para romper relaciones con Repsol.

Argentina buscaba desde hace tiempo un socio para Vaca Muerta, pero la inestabilidad de la economía argentina más la amenaza de demanda de Repsol contra cualquier inversor interesado espantaron a varios potenciales socios.

Chevron, sin embargo, vio la potencialidad del negocio aunque antes se aseguró una serie de condiciones.

En la víspera a este anuncio, la presidenta estableció por decreto un régimen promocional para las petroleras que presenten proyectos de inversión para la explotación de hidrocarburos superiores a los 1.000 millones de dólares. Las firmas interesadas tendrán, a partir del quinto año, el derecho a comercializar libremente en el mercado externo el 20% de la producción de combustibles líquidos y gaseosos sin pagar retenciones (alícuota del cero por ciento), en vez del 33% de retención efectiva que está vigente.

Esta medida flexibiliza para las petroleras el rígido control cambiario que se aplica sobre otras actividades.

"Es una régimen que da unas señales, pero no va a tener los mejores resultados. El cortoplacismo y la discrecionalidad del gobierno son más importantes que aquellos que deciden las inversiones", opinó el economista Daniel Montamat, presidente de YPF en la década de 1980.

"Pobre Galuccio, está allí hablando por YPF y tendría que ser alguien del gobierno diciendo que la política energética va a cambiar. Porque el problema del fondo es que todos están en el "wait-and-see" (esperar y ver). Saben que hay oportunidades importantes en shale oil y gas, pero conocen la película desde antes", agregó.

También fue determinante un fallo reciente de la Corte Suprema de Justicia de Argentina que dejó sin efecto una medida de un juez de primera instancia que había congelado los activos de Chevron en el país a pedido de los querellantes de una demanda iniciada contra la petrolera en Ecuador por contaminación ambiental.

"En sigilo deciden sobre el gas y el petróleo de los argentinos: que expliquen en el Congreso el acuerdo y las concesiones a Chevron", expresó el diputado opositor Ricardo Alfonsín en su cuenta oficial de twitter.