Desaparecen 5 de Médicos Sin Fronteras en Siria

Cinco miembros de la organización de asistencia internacional Médicos Sin Fronteras fueron capturados por individuos armados que se los llevaron para interrogarlos en el norte de Siria, anunció el viernes el grupo.

Los trabajadores fueron sacados de una casa de Médicos Sin Fronteras en el norte de Siria "supuestamente para interrogarlos" y desde el jueves en la noche se perdió la comunicación con ellos, dijo Michael Goldfarb, portavoz de la organización.

Goldfarb no precisó si a los desaparecidos se los llevaron fuerzas del gobierno o rebeldes que luchan para derrocar al presidente Bashar Assad, y se rehusó a facilitar mayores detalles a fin de no socavar la seguridad de los afectados.

Por su parte Rami Abdurrahman, jefe del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que miembros del grupo Estado Islámico de Irak y el Levante, vinculado con al-Qaida, irrumpieron en un hospital en la provincia noroccidental de Latakia y se llevaron a todos los médicos a un lugar desconocido. Otros fueron capturados en sus casas por miembros del grupo, agregó.

Abdurrahman señaló que desconocía si entre las personas capturadas en Latakia figuraban miembros de Médicos Sin Fronteras.

Las zonas del norte y el este de Siria, en poder de la oposición, han sido escenario de una oleada de secuestros en los últimos seis meses que ha afectado a periodistas, trabajadores de asistencia y activistas. Las facciones rebeldes vinculadas con al-Qaida al parecer serían las responsables de muchos de estos secuestros.

En octubre, varios miembros del Comité Internacional de la Cruz Roja fueron secuestrados por un breve periodo en el noroeste de Siria. Muchos activistas sirios han huido del país debido a las amenazas del Estado Islámico de Irak y el Levante así como el asesinato de varios periodistas civiles.

Asimismo el viernes, activistas informaron de intensos enfrentamientos entre combatientes de la oposición siria y miembros del Estado Islámico de Irak y el Levante en las provincias norteñas de Alepo e Idlib.

Más de 130.000 personas han muerto a la fecha a causa de la guerra, que va en su tercer año, de acuerdo con el Observatorio. El grupo da un estrecho seguimiento a los hechos de violencia en Siria mediante una red de activistas que tiene en todo el país.

Naciones Unidas dijo en julio que 100.000 sirios han perdido la vida y no ha actualizado la cifra desde entonces.

Millones de sirios abandonaron sus casas debido a la lucha.

La crisis comenzó como una revuelta contra el gobierno del presidente Bashar Assad pero después se convirtió en una guerra civil. En los últimos años, se han vuelto comunes los choques entre grupos rivales de la oposición en zonas en poder de la insurgencia.