Dominicana y Haití no debatirán desnacionalización

El plan dominicano de anular la nacionalidad a miles de descendientes de extranjeros, en su mayoría haitianos, no será discutido en la reunión que sostendrán comisiones de República Dominicana y Haití con la participación de observadores internacionales, informaron el viernes las autoridades.

José Ramón Fadul, presidente del Consejo Nacional de Migración de República Dominicana, explicó que en la reanudación del diálogo bilateral, suspendido en noviembre, los representantes de ambos países sólo discutirán sobre comercio, medio ambiente y seguridad.

La sentencia del tribunal constitucional que ordenó en septiembre anular la nacionalidad de los descendientes de inmigrantes y el plan para regularizar a los afectados y a los extranjeros "no están en juego", detalló el funcionario.

El canciller haitiano Pierre-Richard Casimir había dicho en diciembre a The Associated Press que el motivo principal del encuentro sería dialogar sobre la orden del tribunal constitucional.

Delegados de los gobiernos de Haití y de República Dominicana se reunirán el 7 de enero en la localidad haitiana de Ouanaminthe, en lo que será el comienzo del diálogo bilateral promovido por el gobierno de Venezuela. Las comisiones se reunirán una vez al mes.

Al encuentro asistirán como observadores representantes de Venezuela y de organismos que han cuestionado el proceso de desnacionalización como Naciones Unidas y la Comunidad del Caribe (Caricom).

República Dominicana y Haití habían suscrito el 19 de noviembre en Caracas, a través de la mediación de Venezuela, un protocolo en el que acordaban reunirse ese mismo mes para discutir los planes de República Dominicana para regularizar a los miles de descendientes de haitianos que perderán la nacionalidad dominicana.

El gobierno dominicano canceló el encuentro de noviembre luego de que el presidente haitiano Michel Martelly participó en una reunión en la que los líderes de la Caricom condenaron la desnacionalización que aplicará República Dominicana y pospusieron el ingreso de ese país al bloque caribeño.

Gustavo Montalvo, ministro de la presidencia dominicana y quien encabezará la delegación, ha insistido que como parte del proceso de regularización de extranjeros se creará una ley especial para naturalizar a los afectados por la desnacionalización. El proyecto de ley aún no ha sido diseñado y las autoridades no han difundido ningún detalle.

El proceso de regularización "no está condicionado al diálogo" con Haití, aclaró César Pina, consultor jurídico de la presidencia dominicana y quien también participará en el encuentro del 7 de enero.

El diálogo bilateral fue impulsado por el presidente de Venezuela Nicolás Maduro a fin de armonizar las relaciones entre las dos naciones que comparten la isla La Hispaniola, que se tensaron debido al plan de desnacionalización.

El tribunal constitucional ordenó en septiembre, en una sentencia inapelable, hacer un inventario de todos los descendientes de inmigrantes nacidos en el país desde 1929 y anular la nacionalidad de aquellos cuyos padres no tenían residencia legal.

Según estimaciones de diversos organismos internacionales y de derechos humanos, la medida afectará a unos 200.000 descendientes de haitianos, como los hijos de los inmigrantes que fueron llevados a trabajar a los cañaverales dominicanos, donde permanecieron el resto de sus vidas.