Ataque de Saints: gran experiencia en playoffs

En momentos en que Drew Brees se prepara para jugar los playoffs con Nueva Orleáns por quinta ocasión en ocho años, se ve rodeado de rostros conocidos.

Cinco jugadores clave en la ofensiva durante esta temporada fueron parte de los Saints de 2006, que disputaron la final de la Conferencia Nacional. Dos más llegaron un año después e integraron el equipo que conquistó el Super Bowl en 2009.

Todos esperan que su experiencia les ayude a avanzar en otra postemporada. Su camino en busca del título comienza en Filadelfia, el sábado por la noche.

"Hemos vivido muchas cosas juntos", dijo Brees, que durante ocho años ha tenido como compañeros a los receptores Marques Colston y Lance Moore, así como a Jahri Evans y Zach Strief, miembros de la línea ofensiva. "Conocemos las expectativas que hay sobre nosotros. Creo que hay cierto orgullo por eso, pero también una responsabilidad. Todos queremos hacer lo mejor por el otro. Sabemos cuánto hemos invertido en esto".

En 2007, el receptor Robert Meachem llegó reclutado en la primera ronda del "draft" y el corredor Pierre Thomas se incorporó como agente libre. Ambos fueron protagonistas del equipo que ganó el Super Bowl.

Meachem se marchó como agente libre en 2012, cuando San Diego le ofreció un contrato que Nueva Orleáns no pudo mejorar. Pero tuvo dificultades para encajar en el ataque de los Chargers.

Al término de la pretemporada anterior, San Diego lo dio de baja, y el entrenador de los Saints Sean Payton lo trajo de vuelta a Nueva Orleáns.

En esta campaña, Meachem no ha sido tan productivo como en las tres anteriores en la ciudad del jazz, pero ha logrado algunas buenas atrapadas, incluido un par que significó anotaciones y triunfos sobre Arizona y Tampa Bay.

Meachem reconoció que se sintió más cómodo por volver a Nueva Orleáns.

"Para mí, ellos son como mi familia", dijo Meachem respecto de Brees, Colston y Moore, quienes le brindaron apoyo al comienzo de su carrera, cuando lidiaba con una lesión de rodilla. Asegura que también lo ayudaron a mejorar su técnica.

Reintegrada, la familia quiere aprovechar su buena química para llegar lejos en estos playoffs.