Matan en Indonesia a 6 extremistas

La unidad élite antiterrorista de Indonesia abatió a tiros a seis sospechosos de ser extremistas y arrestó a otro en medio de las celebraciones por el nuevo año en un enfrentamiento que duró toda la noche en una casa cerca de la capital, dijo el miércoles un portavoz de la policía.

Información recopilada en arrestos anteriores permitió a la policía identificar y registrar escondites en Ciputat, en las afueras de Yakarta, sobre un supuesto plan para atacar con explosivos la embajada de Mianmar y un templo budista, dijo el general de brigada Boy Rafli Amar, portavoz de la Policía Nacional.

El enfrentamiento de nueve horas comenzó el martes ya tarde cuando la mayoría de los indonesios se preparaban para celebrar el año nuevo, y terminó el miércoles. Amar dijo que los que murieron se negaron a entregarse y que habían disparado sus armas y lanzado bombas de fabricación casera contra las fuerzas de seguridad. Un policía sufrió una lesión en una pierna.

Agregó que los hombres eran sospechosos de pertenecer a un grupo que participaba en robos para financiar sus actividades terroristas, dirigidas principalmente a la policía.

También fueron vinculados con un grupo terrorista liderado por Abu Wardah Santoso --que está en la lista de los más buscados por la policía-- en Poso, un centro de terrorismo donde conflictos entre musulmanes y cristianos dejaron por lo menos mil muertos entre 1998 to 2002.

"Hay fuertes señales de que participaron en asesinatos de policías", dijo Amar a los reporteros, agregando que las autoridades encontraron en la casa por lo menos seis bombas de fabricación casera.

La policía también confiscó cinco pistolas, un revólver, 200 millones de rupias (16.500 dólares) en efectivo y material para fabricar bombas.

Las autoridades tratan ahora de determinar si los hombres abatidos en la operación estaban vinculados con un supuesto plan en mayo contra la embajada de Mianmar en represalia por los ataques contra musulmanes en ese país.

"También había listas con la dirección de entre 20 y 30 vihara (templos budistas) que creemos eran objetivos", dijo Amar.

En agosto explotó una pequeña bomba frente a un templo budista lleno de devotos en Yakarta. Una persona resultó lesionada, pero otros dos artefactos explosivos no llegaron a explotar. Las autoridades han dicho que los ataques parecen haber sido en represalia por la muerte de musulmanes en Mianmar.

La violencia sectaria en Mianmar, de mayoría budista, ha dejado numerosos muertos y decenas de miles de musulmanes han huido de sus casas.

Amar dijo que por lo menos nueve sospechosos fueron arrestados la semana pasada, incluido uno en Java, cuyo interrogatorio llegó a la operación más reciente.

Indonesia, la nación musulmana más populosa del mundo, ha batallado contra atentados con explosivos desde los ocurridos en la isla turística de Bali en 2002, donde perecieron 202 personas, en su mayoría turistas extranjeros.

__

El redactor de la AP Ali Kotarumalos en Yakarta contribuyó a este despacho.