La confianza del consumidor estadounidense subió este mes, impulsada por un mejor panorama en las contrataciones y el crecimiento, y respaldando otros indicios de que la economía pudiera acelerarse en el 2014.

La Conference Board dijo el martes que su índice de confianza del consumidor subió a 78,1 en diciembre, desde los 72 que registró el mes previo. La cifra de noviembre fue revisada, de 70,4. El incremento en diciembre sigue a tres meses de declinaciones.

El índice está casi al nivel que se encontraba antes del cierre parcial del gobierno federal en octubre. Firmes ganancias en empleos y en la bolsa de valores han hecho que los estadounidenses se sientan más optimistas sobre la economía y las contrataciones, tanto ahora como en el futuro.

"El sentimiento optimista de los consumidores es un buen augurio para los gastos en el 2014", dijo Michael Dolega, economista en TD Economics.

El optimismo sobre el mercado laboral está en su nivel más alto en cinco años. Eso es un buen indicio para un sólido reporte de empleos de diciembre que se dará a conocer la semana próxima.

La confianza del consumidor es seguida muy de cerca porque sus gastos representan 70% de la actividad económica.

El índice ha promediado 73,3 este año, de acuerdo con economistas en Barclays Capital, el promedio más alto desde el 2007. En el 2009, cuando la economía se pasó medio año en recesión, promedió 45,2.

Pero la confianza sigue por debajo del nivel más alto en cinco años, 82,1, alcanzado en junio. Y sigue por debajo del registro de 90 considerado propio de una economía saludable.

El reporte del martes indica que los estadounidenses están más dispuestos a gastar dinero en compras grandes. El porcentaje de estadounidenses dispuestos ahora comprar una casa en los próximos seis meses subió a su mayor nivel desde julio. Y la proporción de personas que planea comprar un aparato electrodoméstico grande en los próximos seis meses aumento respecto a noviembre.

En noviembre los estadounidenses hicieron su mayor aumento de gastos en cinco meses, la compra de automóviles se llevó el mayor porcentaje de esa inversión.

Más contrataciones han resultado en más dinero en los bolsillos de los estadounidenses. Las empresas han añadido un promedio de 200.000 empleos por mes en los últimos cuatro meses, una considerable mejora respecto a mediados del año. Eso ha reducido la tasa de desempleo a 7%, su menor nivel en cinco años.