Las conversaciones sostenidas toda la noche no lograron llevar a un acuerdo en Irlanda del Norte sobre temas clave, como el uso de banderas y desfiles, que son causa de continuas disputas entre católicos y protestantes.

Las conversaciones, presididas por el enviado de paz norteamericano Richard Haass se interrumpieron a primeras horas de la mañana del martes sin un acuerdo. Haass dijo que un grupo de trabajo de los cinco partidos políticos principales buscará ahora otras formas de hacer avanzar el proceso, agregando que se ha avanzado hacia un acuerdo sustancial.

"Creo que hemos establecido unos cimientos fuertes", dijo Haass.

Por su parte, el primer ministro británico David Cameron dijo que la falta de un acuerdo es decepcionante y pidió que se mantengan los esfuerzos por parte de los partidos de Irlanda del Norte para romper el estancamiento.

Católicos y protestantes han chocado sobre el tema de los desfiles de protestantes que apoyan a Inglaterra, un asunto delicado en el país, y cuándo y dónde poder desplegar banderas británicas e irlandesas, un asunto simbólico que ha provocado disturbios en Belfast.

Seis meses de negociaciones debían haber asegurado un acuerdo antes de la Navidad, pero Haass extendió la fecha tope.