Un grupo de derechos civiles demandó el lunes al gobierno federal, alegando que varias entidades no han entregado los documentos debidos en relación con lo que califica de supervisión generalizada de las comunicaciones internacionales en Estados Unidos.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) expresa en la demanda, presentada en un tribunal federal de Manhattan, que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el Departamento de Justicia y el Departamento de Estado han ignorado la mayoría de sus solicitudes a tenor con la Ley de Libertad de Información presentadas desde mayo. La ACLU solicita al tribunal que ordene al gobierno entregar información sobre las normas que rigen el monitoreo de las llamadas internacionales y mensajes electrónicos de los estadounidenses.

La ACLU dijo que desea conocer qué protecciones se dan a las personas cuyas comunicaciones se monitorea y si esas protecciones sin legalmente suficientes. La demanda indica que solicita información sobre normas y limitaciones jurídicas, más que detalles operativos.

Una portavoz del gobierno dijo que no tenía ningún comentario por el momento.

Alex Abdo, abogado de la ACLU, dijo en un blog que las revelaciones durante los últimos meses han hecho que el público conozca mejor cómo el gobierno realiza sus actividades de vigilancia cuando monitorea las comunicaciones internacionales de personas en territorio estadounidense. Pero dijo que no se conoce mucho sobre una orden ejecutiva que permite a las entidades federales a monitorear las comunicaciones de estadounidenses en otros países.

Según la demanda, la orden ejecutiva firmada en diciembre de 1981 y modificada numerosas veces desde entonces permite actividades de monitoreo no supervisadas por el Tribunal de Inteligencia en el Extranjero, y que aunque se sabe que la orden permite al gobierno vigilar a extranjeros, revelaciones recientes han confirmado que el gobierno considera que esa autoridad le permite monitorear las comunicaciones internacionales de los estadounidenses.

Abdo dijo que la demanda, presentada por la ACLU y la Clínica de Libertad de Prensa y Acceso a la Información de la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard, se presentó después de conocer que se está monitoreando en el extranjero a estadounidenses sin ninguna salvaguarda real.

"Sabemos demasiado bien que la autoridad ilimitada de monitoreo puede llegar a excesos peligrosos", dijo.

La demanda citó reportes noticiosos de que la NSA recoge casi 5.000 millones de registros diarios sobre la ubicación de teléfonos móviles y cientos de millones de listas de contactos o direcciones de cuentas de correo electrónico o mensajes instantáneos.