El quarterback Marcus Mariota aportó 386 yardas totales y Oregón devolvió un par de intercepciones hasta la zona prometida, para empañar la despedida del entrenador de Texas, Mack Brown, al aplastarlo el lunes por 30-7 en el Alamo Bowl.

Los Ducks, que pese a su foja de 11-2 fueron ignorados en la serie para definir el campeonato, ocupan el décimo puesto. Dominaron el partido pese a que su renombrada ofensiva logró apenas un touchdown, cuando Josh Huff convirtió un pase corto de Mariota en un avance espectacular de 16 yardas hasta las diagonales.

Brown recibió una calurosa despedida por parte de la multitud que llenó el estadio, en lo que fue prácticamente un encuentro de local para Texas (8-5). Incluso la banda de la escuela mostró su nombre en letras gigantes en el intermedio.

Pero la paliza constituyó un recordatorio del motivo de la renuncia de Brown tras 16 temporadas en Texas, la escuela a la que condujo hacia un campeonato nacional en 2006. Brown no pudo revertir el declive del equipo en los años recientes.