El número de inmigrantes encarcelados con miras a ser deportados decreció el año pasado en Nueva Inglaterra pese a la expansión de un programa encaminado a identificar a quienes viven sin autorización legal en Estados Unidos, dijeron funcionarios federales.

Las autoridades dijeron que las detenciones bajaron en casi un 28% en Nueva Inglaterra, mientras que a nivel nacional el número se redujo en un 8%.

Un total de 3.644 inmigrantes fueron encarcelados el año fiscal pasado en la región, con una reducción de 5.042 con respecto al año previo.

Las autoridades federales dijeron al diario The Boston Globe (http://b.globe.com/1chg1E0 ) que las cifras reflejan un esfuerzo de centrarse en la deportación de personas que acaban de cruzar la frontera sin permiso legal y en inmigrantes con antecedentes penales.

Los defensores de los inmigrantes elogiaron el cambio. Otros señalan que este giro es desconcertante porque el gobierno federal expandió considerablemente las muestras dactilares dentro del programa de Comunidades Seguras el año pasado en Nueva Inglaterra, aumentando con eso la capacidad de detectar a más inmigrantes que residen sin autorización en el área.

___

Information from: The Boston Globe, http://www.bostonglobe.com