Partidarios del partido en el gobierno y sus oponentes se apedrearon el lunes en el segundo día de violencia esporádica en la capital de Bangladesh, luego que la fuerte presencia policial frustrase un plan de la oposición de realizar una marcha para presionar al gobierno a que cancele las elecciones del mes próximo.

El opositor Partido Nacionalista de Bangladesh, encabezado por la ex primera ministra Jaleda Zia y sus aliados, había planeado una concentración masiva en Daca el domingo, pero la policía impidió que Zia partiese de su casa y acordonó el área frente a la sede del partido.

La vivienda de Zia seguía bloqueada el lunes. La ex premier iba a hablar en el planeado acto del domingo para aumentar las presiones sobre su rival, la jeque Hasina, actual primera ministra, con el fin de que cancele los comicios del 5 de enero y le entregue el poder a un gobierno interino que supervise las elecciones.

Mujeres miembros del partido gobernante Liga Awami chocaron con un grupo de legisladores del partido de Zia en las instalaciones de la Corte Suprema. Los grupos se apedrearon, pero hasta el momento no se habían reportado heridos.

No se informó de violencia en otras partes del país pese a una exhortación del principal partido opositor a bloquear caminos, líneas de ferrocarril y vías fluviales.

En un intento por apaciguar la violencia, la policía en Daca prohibió celebraciones públicas del Año Nuevo y le pidió a los residentes regresar a sus hogares para las 8:00 pm del martes. Benazir Ahmed, comisionado de la Policía Metropolitana de Daca, dijo que no se permitirán congregaciones en la capital.

Hasina dijo el lunes que no le molesta que haya protestas opositoras, pero que la violencia y las muertes deben cesar.

Dijo previamente que las elecciones se iban a realizar, pese al boicot opositor, con el fin de evitar una crisis constitucional. La Comisión Electoral está respaldando los comicios, bajo el argumento de que la Constitución contiene una cláusula que dice que se deben realizar elecciones 90 días antes de la expiración del término de cinco años del gobierno, o para el 24 de enero.

Más de 150 personas han muerto en la violencia política desde octubre.