El presidente de Uganda advirtió al líder rebelde de Sudán del Sur que es mejor que acepte la oferta del gobierno de un cese del fuego y dijo que los líderes regionales se unirán para "derrotar" al ex vicepresidente que está acusado de organizar un fallido golpe de estado en el país más joven del mundo.

El presidente ugandés Yoweri Museveni dijo a los reporteros en Juba, la capital sursudanesa, que un bloque regional conocido como IGAD le dio a Riek Machar "cuatro días para responder" a la oferta de cese de hostilidades.

"Si no lo hace, tendremos que ir por él, todos nosotros", dijo el mandatario en referencia al IGAD.

En un encuentro la semana pasada, líderes del este de África se congratularon por el acuerdo del gobierno de Sudán del Sur para cesar las hostilidades contra los rebeldes y pidieron a ambas partes iniciar las conversaciones de paz para el martes. Machar, en su lugar, pidió un cese el fuego negociado que incluye una forma de vigilar el cumplimiento.

El lunes, el Consejo de Seguridad de la ONU emitió un comunicado reiterando su apoyo a los esfuerzos del IGAD "para lograr la paz" e insistió que las facciones enfrentadas comiencen con el diálogo "sin condiciones".

El conflicto ha dejado más de 1.000 muertos, dijo un funcionario ugandés. Hasta 180.000 personas se han visto obligadas a desplazarse desde mediados de diciembre, según la ONU.

Uganda tiene una fuerte influencia en Sudán del Sur, donde fuerzas especiales del vecino país han sido emplazadas a pedido del presidente sursudanés Salva Kiir, lo que crea interrogantes sobre la imparcialidad de Kampala como posible mediador en una crisis que muchos temen degenere en una guerra civil.

Museveni y Kiir son firmes aliados. Se cree que el líder ugandés está preocupado por las implicaciones de seguridad para Uganda de una toma violenta del poder en Sudán del Sur.

Durante años, la brutal milicia del caudillo Joseph Kony, que operaba en la vasta selva que ahora forma parte de Sudán del Sur, representó una fuente de tensiones entre Uganda y Sudán. El gobierno sudanés fue acusado reiteradamente de apoyar la rebelión de Kony contra el gobierno ugandés. Kony se vio obligado a huir a medida que el sur se acercó a su independencia de Sudán.

Se cree que fue al Congo y luego a la República Centroafricana.

Sudán del Sur se separó pacíficamente de Sudán en 2011 luego de decenios de lucha por su independencia. El gobierno ugandés, uno de los mayores partidarios de la independencia, niega respaldar a una parte específica en el actual conflicto y dice que sus tropas proveen seguridad mientras países occidentales y otros evacúan a sus ciudadanos de Sudán del Sur.

___

Muhumuza reportó desde Kampala, Uganda. También colaboraron los periodistas de The Associated Press Elias Meseret en Etiopía y Alexandra Olson en la ONU.