Andy Dalton lanzó dos pases de anotación, logró un touchdown mediante un acarreo e impuso un par de récords de los Bengals de Cincinnati, que derrotaron el domingo 34-17 a los Ravens de Baltimore, campeones defensores del Super Bowl, quienes quedaron eliminados de los playoffs.

Dalton, un quarterback que está en su tercer año en la NFL, tuvo una noche más bien errática, en la que le interceptaron cuatro envíos. Los Bengals (11-5) van a la postemporada como campeones de la División Norte de la Conferencia Americana y disputarán su siguiente partido en el Paul Brown Stadium, donde tienen una foja perfecta.

"Estamos jugando con mucha confianza ahora", dijo Dalton, quien completó 21 de 36 pases para 281 yardas con dos touchdowns y cuatro interceptados.

Los Ravens (8-8) perdieron sus últimos dos partidos, para ser el 15to campeón del Super Bowl que no llega a los playoffs a la campaña siguiente y el sexto al que le ocurre esto en los últimos 12 años.

Su ofensiva terrestre no funcionó, el ataque en general tuvo que conformarse con goles de campo y la defensiva extrañó la inspiración que le brindaba el retirado Ray Lewis en los momentos cruciales.

"Eso fue todo", dijo el entrenador John Harbaugh. "Así termina esto".

En Cincinnati, sólo hay una cosa en mente: ganar al fin un partido de postemporada. Los Bengals no lo logran desde la década de 1990 y están empatados en la séptima peor racha en la historia de los playoffs.

"En el último par de años hemos jugado de visitantes", recordó Dalton. "Para nosotros, tener un partido de locales aquí significa que habrá un gran ambiente. Estamos listos para que comiencen los playoffs".

La mayor parte de la atención se pondrá sobre Dalton, quien rompió los récords del club que ostentaba Carson Palmer en los rubros de pases de anotación y yardas por aire.