Una flotilla de barcos de Dinamarca y Noruega se prepara para sacar las armas químicas de Siria de ese país abrumado por la guerra civil con la realización de simulacros de rescate de emergencia frente a la costa de Chipre.

El portavoz de la flotilla, Eystein Malkenes Kvarving, dijo el domingo que el grupo de cuatro barcos realiza prácticas en el mar, como combate de incendios y traslados de personal lesionado.

Dos buques de carga y sus escoltas militares esperan en el puerto Limasol de Chipre la orden de viajar a Siria para comenzar a sacar más de mil toneladas de agentes químicos.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas y la ONU dijeron el sábado que es poco probable que se pueda cumplir la fecha tope del 31 de diciembre para la retirada de los agentes químicos.

Kvarving dijo que es probable que los barcos tengan que dar más de un viaje a Siria para cumplir la tarea.