Hombres armados mataron a un manifestante antigubernamental el sábado en la capital tailandesa, lo que provoca nuevos temores de que la cada vez más profunda crisis política del país se dirige a un nivel sostenido de violencia en las calles de Bangkok.

El ataque nocturno ocurrió cerca de un campamento de manifestantes en el centro de la ciudad, según un centro médico del gobierno. Todo ocurrió horas después que el poderoso jefe del ejército dijo que no quiere que los militares se vean arrastrados al conflicto, como gustaría a algunos manifestantes, pero también se negó a descartar la posibilidad de un golpe.

Una prolongada disputa entre las acremente divididas facciones políticas se intensificó nuevamente en noviembre, lo que provoca dudas sobre el futuro democráticos del país, un importante aliado de Estados Unidos, la segunda mayor economía del sudeste de Asia y un popular destino turístico.

Los manifestantes, liderados por un ex viceprimer ministro, llevan a cabo una campaña para derrocar al gobierno de la primera ministra Yingluck Shinawatra antes de las elecciones programadas para el 2 de febrero, que la mayoría cree que le darán un fuerte mandato.

El jueves los manifestantes trataron de tomar un estadio deportivo en Bangkok donde los candidatos a las elecciones se reunían para decidir sus posiciones en la boleta. Enmascarados lanzaron piedras mientras trataban de entrar por la fuerza a la instalación para detener el proceso, y la policía respondió con gases lacrimógenos y balas de goma. Dos personas, entre ellas un policía, murieron baleados.

El centro médico Erawan informó que un hombre de 31 pereció baleado y otros dos fueron heridos el sábado alrededor de las 3:30 de la madrugada. Los medios locales dijeron que hombres armados no identificados abrieron fuego contra los guardias cerca de un campamento de manifestantes, y después huyeron en medio de la noche.

Cientos de candidatos se inscribían el sábado para dirigir los centros de votación, una oportunidad para más protestas.

Para media mañana hubo protestas esporádicas en algunos lugares pero el proceso e inscripción no fue afectado, según Somchai Srisutthiyakorn, miembro de la Comisión Electoral.