La legislatura nacional de China votó para abolir un muy criticado sistema penal que permite a la policía encerrar a personas hasta cuatro años sin el debido proceso, reportó la prensa local.

La agencia oficial de noticias Xinhua indicó que el comité del Congreso Popular Nacional adoptó la resolución el sábado para abolir el sistema de reeducación mediante el trabajo, formalizando la decisión de noviembre del gobernante Partido Comunista.

Xinhua indicó que aquéllos que cumplan actualmente condenas en los campos de trabajo forzado comenzarán a salir a partir del sábado. Indicó que los castigos aplicados antes de la abolición deberán considerarse legítimos, una medida encaminada a evitar que las víctimas demanden al estado y busquen reparación por daños.

El liderazgo chino manifestó su intención de poner fin al sistema en enero y muchos campos de trabajo forzado dejaron de admitir personas desde entonces.