A sus 73 años, la líder indígena Nicolasa Quintremán fue enterrada el viernes lejos del lugar donde vivió casi toda su vida, luego de que su cadáver fue encontrado flotando en uno de los embalses de la generadora hidroeléctrica más importante del país, cuya construcción no pudo impedir.

Tampoco pudo lograr que sus restos fueran enterrados en el cementerio donde reposaban sus antepasados, según la tradición de la etnia pehuenche mapuche, porque mientras se negociaba el traslado del campo santo para la construcción de la hidroeléctrica, las aguas inundaron 3.500 hectáreas, donde por siglos vivieron las 92 familias de esa comunidad indígena en las faldas de los Andes chilenos. El embalse contiene más de un millón de metros cúbicos de agua.

No obstante, hay un legado que dejaron ella y su hermana Berta Quintremán, aún viva.

Tras sus protestas pacíficas que bloqueaban caminos o puentes para evitar el transporte de una turbina y maquinarias, el Congreso chileno aprobó una legislación más estricta que obligó a las empresas energéticas a hacer estudios de impacto ambiental más serios y a mitigar de muchas maneras el impacto que los proyectos aprobados tienen en las comunidades indígenas.

Con su ejemplo de protesta pacífica, sin hablar un español fluido, las "ñanas", como eran conocidas las Quintremán, fueron también las precursoras de un movimiento de resistencia indígena organizada contra la invasión de tierras ancestrales.

"(Nicolasa) deja una huella muy profunda, esa huella que ha sido seguida por mucha gente, va a quedar ahí, imperecedera... mirar la relación de los pueblos indígenas con el estado de una manera distinta", dijo Domingo Namuncura, dirigente político y catedrático.

La lucha que antes se libraba en carreteras y parajes remotos, sin el apoyo de activistas, ni con estudios financiados por movimientos extranjeros, ahora la lideran muchas organizaciones no gubernamentales en los tribunales del país, donde representan a comunidades indígenas y sociales organizadas.

Sus acciones legales han paralizado, a la fecha, más de 20 proyectos energéticos, entre los que se cuenta la construcción de varias hidroeléctricas en Aysén, al sur del país o la termoeléctrica Castilla, al norte, para proteger los derechos de los pescadores.

Abogados de los grupos ambientalistas, populares e indígenas han logrado paralizar proyectos que ya estaban en plena construcción, lo que desincentiva las inversiones en nuevos planes para producir energía.

Endesa y la generadora chilena Colbún están a la espera de que un comité de ministros apruebe la construcción de la Central Hidroeléctrica Hidroaysén, en la Patagonia chilena, que aportaría 2.750 megavatios al sistema eléctrico chileno.

Por su geografía y vastos recursos naturales, los territorios indígenas son codiciados por empresas generadoras de energía extranjeras y chilenas que buscan duplicar la producción de energía para atender una creciente demanda y, de paso, asegurar el crecimiento económico y las inversiones mineras de Chile, el grande productor de cobre del mundo.

El tamaño de su impacto contrasta con la figura de Nicolasa Quintremán, una anciana de baja estatura y de una enorme fragilidad física.

"A pesar de esa fragilidad, afloraba un tremendo carácter, una fuerza francamente inconmovible, cuando (las hermanas) tenían que abordar el tema de la represa y lo que significaba para su pueblo, eran los emblemas de esa lucha", dijo Namuncura.

La lucha de ambas se prolongó por más de diez años y siguió aun después de que entrara en funcionamiento la hidroeléctrica Ralco, que costó 570 millones de dólares y aporta al abastecimiento de electricidad de más del 92% de los chilenos.

Las hermanas eran humildes y mezclaban sus frases entre su español rudimentario y el mapudungun, la lengua mapuche.

Entonces, los pehuenches fueron ayudados por otras tribus mapuches pero fueron severamente reprimidos con disparos de balines, gases lacrimógenos y allanamientos de viviendas por parte de la policía.

Namuncura visitó varias veces a las "ñañas" en su ruca (vivienda rudimentaria) y en una ocasión, mientras estaban sentados alrededor del fogón, Nicolasa le dijo estar sorprendida porque Endesa la considerara pobre y la quisiera sacar de su comunidad, ubicada a 510 kilómetros al sur de Santiago.

Recuerda que le dijo: "venga para acá, me toma de la mano, me saca del lado del fogón y me lleva a la parte trasera de la ruca y me hace mirar una serie de plantaciones, hortalizas, tomates y otras cosas, sus gallinas, sus animales".

"Mire todo lo que yo tengo, tengo estas aguas, estos bosques, tengo el sol, la luz del día, la leña, mis alimentos, no necesito más. Yo me considero rica porque tengo esta riqueza que me da la naturaleza", dijo con fuerza la anciana.

Endesa, en esa época de capital chileno y español, contó con el apoyo del gobierno del mandatario Eduardo Frei Montalva para hacer el proyecto pese a que en dos ocasiones dos directores del consejo encargado de velar por el desarrollo de los indígenas rechazaron el estudio de impacto ambiental presentado por la generadora.

Poco a poco, los indígenas fueron cediendo a las promesas de dinero y de permuta de terrenos de Endesa y a los compromisos que adquirió el gobierno, que incluían becas para estudios secundarios y viviendas.

A 2009 muchas de esas promesas no se habían cumplido.

Muchas familias accedieron y sólo al final las hermanas Quintremán y otra familia resistían.

"Quienes se decían mis amigos... me dejaron sola... si hubiesen estado conmigo, habría podido seguir la lucha", dijo Nicolasa en referencia a las familias, a un abogado y un ambientalista.

Nicolasa cambió sus 3,8 hectáreas por 77 ubicadas a 15 kilómetros de su hogar y por unos 380.000 dólares y finalmente la hidroeléctrica fue inaugurada en 2004, durante el gobierno del socialista Ricardo Lagos (2000-2006). .

El fiscal que investiga la muerte, Carlos Díaz, dijo que Quintremán "aparentemente resbaló (y) cayó al lago" y la policía dijo que el cuerpo de la anciana no presentaba lesiones atribuibles "a terceras personas".

El resultado de la autopsia que realiza el Servicio Médico Legal ofrecerá un veredicto en los próximos días.

___

Eva Vergara está en Twitter como: http://twitter.com/evergaraap