Proyectiles de artillería impactaron una carpa donde se realizaba un funeral el viernes en una ciudad del sur de Yemen matado a 13 personas, tras un día de enfrentamientos entre el gobierno y grupos armados locales, según un funcionario y un testigo.

Cuatro proyectiles cayeron cerca de los asistentes que daban sus condolencias a la familia de un hombre asesinado en un enfrentamiento del jueves en Dali, donde agentes de seguridad se enfrentaron a combatientes aliados al movimiento regional del sur de Yemen, dijo el funcionario y líder político Adnan Abdo.

Las muertes podrían aumentar el descontento en el sur de Yemen, donde un fuerte movimiento ya demanda una mayor autonomía del norte tras dos décadas de marginación y discriminación. El sur era un estado independiente hasta la unificación de 1990.

Los enfrentamientos del jueves ocurrieron en el marco de protestas que piden un gobierno autónomo para el sur. El viernes el presidente formó un comité para investigar las muertes.

Un funcionario dijo que las autoridades también investigaban el ataque. Habló bajo condición de permanecer en anonimato pues no estaba autorizado para hacer declaraciones a los medios.

El malestar en el sur fue una fuente de conflictos la semana pasada en el Diálogo Nacional de Yemen, una cumbre que reúne a representantes políticos de todo el país para crear propuestas para una nueva constitución bajo un plan de transición apoyado por Estados Unidos y los países del Golfo Pérsico, tras los levantamientos del país en 2011.

Las discusiones de la cumbre de la semana pasada se centraron en dos propuestas principales: una que contempla un Yemen dividido en dos regiones y otra que lo vislumbra en seis. Ambos planes se consideran intentos por prevenir una secesión en el sur.

Por otra parte, un ataque con un avión estadounidense teledirigido mató a un miliciano de al-Qaida en otra ciudad del sur e hirió a otro, informó un funcionario de seguridad.

Ambos sospechosos iban conduciendo un vehículo en la antigua ciudad de Shibam cuando el drone los atacó.

Al-Qaida en la Península Arábiga, la rama del grupo en Yemen, es considerado por el gobierno estadounidense como la división más peligrosa de la red terrorista. Los milicianos del grupo tomaron grandes porciones del país en el sur antes de que el ejército lanzara una ofensiva mayor a mediados del año pasado para retirar a la mayoría.

A pesar de esto, el grupo sigue haciendo ataques mortales. Este mes un grupo de milicianos atacó el Ministerio de Defensa dejando 56 muertos, incluyendo extranjeros.

Washington no suele hacer declaraciones sobre su programa de ataques con aviones teledirigidos.