Una organización defensora de los derechos civiles en Estados Unidos pidió a un juez en Nueva York que obligue al gobierno a que entregue rápidamente los documentos que necesita el grupo para ayudar a reformar un sistema en el cual miles de inmigrantes permanecen detenidos durante meses o incluso años.

La Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) dice que muchas personas están sujetas a una detención "prolongada" mientras las autoridades revisan sus estados migratorios. La organización envió la carta al juez Richard Berman el jueves, un día después de que los abogados del gobierno insistieran en que necesitan 15 meses para entregar 385 de 22.000 archivos.

La ACLU dijo que la petición del gobierno para postergar la entrega de los documentos es "un intento de último minuto de los demandados para eludir sus obligaciones" bajo las órdenes del juez y la Ley de Derecho a la Información.

La asociación entabló una demanda en una corte federal en Manhattan en 2011 para exigir documentos al Departamento de Seguridad Nacional y a la Policía de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés).

El abogado del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la ACLU Michael Tan calificó DE "terrible" la demora en la respuesta del gobierno a la solicitud. Agregó que la ACLU no había recibido un solo archivo desde que el juez ordenó al gobierno entregar en septiembre documentos que ambas partes acordaron proporcionarían una muestra representativa de los casos de los detenidos.

Tan dijo que los esfuerzos para negociar un acuerdo con el gobierno sobre cuántos archivos son representativos fueron especialmente difíciles, pues el gobierno sostenía que le tomaría siete años más producir 100 archivos.

La lentitud hizo que el juez dijera la semana pasada en una orden que el proceso del gobierno para liberar documentos era "meticuloso y lleno de más demoras". Señaló que había obstaculizado los esfuerzos por reformar un sistema en el que miles de inmigrantes detenidos, algunos de ellos solicitantes de asilo, languidecen en las cárceles de inmigración durante más de seis meses.

En 2009, The Associated Press realizó un análisis de una base de datos de la Policía de Inmigración y Aduanas obtenida bajo la Ley de Derecho a la Información, y halló que había 32.000 inmigrantes detenidos procedentes de 177 países, entre ellos más de 18.000 sin antecedentes penales.

El análisis mostró que casi 10.000 inmigrantes habían estado bajo custodia por más de un mes, de los cuales 400 sin antecedentes penales habían estado encerrados más de un año.

De acuerdo con un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos en 2001, los inmigrantes deben ser deportados o puestos en libertad dentro de un plazo de seis meses.

El aumento constante en el número de inmigrantes detenidos creció considerablemente después que el Congreso aprobó un par de leyes en 1996 que exigen que los inmigrantes que hayan cometido crímenes estén encerrados para su deportación. Las cifras siguieron aumentando después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.