Decenas de soldados israelíes respetuosamente se levantaron de sus asientos cuando el himno nacional israelí comenzó a sonar. La grabación de "Hatikva", una oda al anhelo judío de la Tierra de Israel, concluyó la ceremonia, que tuvo lugar en hebreo, durante la cual los oradores agradecieron a las tropas y entregaron premios.

Se veía como una reunión de motivación típica para los soldados del Estado judío, pero la mayoría de los uniformados no eran judíos y el hebreo no era su lengua materna. Ellos eran árabes cristianos, una minoría que históricamente se ha considerado parte del pueblo palestino y ha visto servir en el ejército como un tabú.

La reunión --un guiño antes de Navidad a los soldados cristianos, que mordisqueaban galletas y chocolates con forma de Santas-- era parte de un nuevo esfuerzo del gobierno de Israel y un sacerdote ortodoxo griego para persuadir a más cristianos a alistarse.

La campaña ha desatado un debate emocional sobre la identidad de los cristianos, una pequeña minoría dentro de la minoría árabe mayoritariamente musulmana en Israel. Hasta el momento el número de árabes cristianos que se enrolan es insignificante, pero con el destino de la comunidad posiblemente en juego, los ánimos se han caldeado y cada lado ha acusado al otro de usar tácticas de miedo e incitación.

El padre Gabriel Nadaf, el sacerdote que promueve el alistamiento, dijo que los cristianos deben servir en el ejército si quieren integrarse en la sociedad israelí y tener acceso a los puestos de trabajo. "Yo creo en el destino común de la minoría cristiana y el Estado judío", dijo en la conferencia, que se celebró en un hotel local.

Su portavoz advirtió que, a diferencia de Israel, el resto del Medio Oriente es un lugar peligroso para los cristianos. "Están quemando iglesias, están asesinando (a los cristianos), están violando a las niñas", dijo el asesor, Shadi Khalloul, en referencia a los ataques contra comunidades cristianas en Siria, Irak y otros lugares por parte de milicianos islamistas.

Los cristianos árabes se oponen al servicio militar --la gran mayoría en la comunidad, según sus portavoces-- pues dicen que el verdadero objetivo es dividir y debilitar a los 1,7 millones de árabes de Israel, que incluyen a musulmanes, cristianos y drusos, otra rama del Islam.

"Es una vieja estrategia sionista", dijo Basel Ghattas, un congresista árabe cristiano. "Los cristianos son una parte inseparable de la comunidad árabe, y no van a dejar que esto ocurra".

Los árabes israelíes, que representan poco más de la quinta parte de los 8 millones de habitantes de Israel, forman parte del mosaico de identidades palestinas forjadas por el conflicto y el desplazamiento.

De los árabes de Israel, unos 128.000, o menos del 10%, son cristianos.

El servicio militar es obligatorio para los judíos, aunque no todos son llamados a las filas. Líderes drusos acordaron que su comunidad serviría en el ejército en la década de 1950, y los hombres drusos han sido reclutados desde entonces, mientras que los musulmanes y los cristianos no están obligados a prestar servicio.

___

La periodista de The Associated Press Dalia Nammari en Jerusalén contribuyó a este despacho.