La temporada de Tony Romo terminó, y los Cowboys de Dallas tendrán que disputar una instancia de ganar o morir sin su quarterback estelar.

El entrenador Jason Garrett dijo que Romo se sometió a una cirugía en la espalda el viernes y que Kyle Orton será el titular el domingo, cuando Dallas enfrente a Filadelfia, con el título de la División Este de la Conferencia Nacional y la clasificación a la postemporada en juego.

Garrett dijo que Romo se sometió a terapias toda la semana con la esperanza de estar en condiciones de jugar luego de haberse lastimado la espalda en la victoria por 24-23 sobre Washington. El touchdown definitivo se consiguió después de la lesión con un pase de Romo en cuarta oportunidad a DeMarco Murray en los últimos dos minutos.

Romo se lesionó solo cuando tropezó al tratar de zafarse la presión poco antes en el último cuarto.

"Quizá tuvo su mejor momento contra los Redskins la semana pasada; lo que hizo al final de ese partido, considerando las circunstancias", dijo Garrett. "Muy especial".

Esta es la tercera temporada consecutiva en que los Cowboys se juegan el boleto a los playoffs en la última fecha de la campaña regular de la NFL. Romo perdió los dos últimos, ante los Giants de Nueva York hace dos años y ante Washington la temporada anterior. También cayó ante los Eagles en la misma situación en 2008.

Los Cowboys (8-7) pretenden poner fin a una ausencia de tres años en la postemporada.

Romo se perdió toda la preparación de pretemporada este año después de una cirugía para extirpar un quiste en la espalda en abril. Garrett y Jones dijeron que la nueva lesión no está relacionada, pero no dieron más detalles sobre el procedimiento quirúrgico del viernes.

Hace apenas nueve meses Romo firmó una extensión de contrato por seis años y 108 millones de dólares, con 55 millones garantizados.

"Jugó muy bien después de la primera cirugía a principios de año", dijo Garrett. "Confiamos plenamente en que se va a rehabilitar y regresar al 100%".