Paraguay reportó el viernes un crecimiento de 13,6% del Producto Interno Bruto este año, aunque un sector de la economía se encuentra en receso.

El ministro de Hacienda Germán Rojas dijo en conferencia de prensa que la tasa es superior a la máxima, registrada en 2011, cuando fue de 13,1%.

El funcionario afirmó que el crecimiento "es uno de los más altos del mundo pero ocurre adentro de un marco de volatilidad" económica.

El informe contrasta con la suspensión desde agosto de las obras públicas con unos 200.000 individuos, al servicio de empresas locales de construcción, que están totalmente paralizadas porque el gobierno no cuenta con suficientes fondos para pagar a las contratistas.

Ricardo Rodríguez, analista económico, dijo en entrevista con The Associated Press que "la tasa de 13,6% sorprendería a cualquiera que no conociera la complejidad de la economía paraguaya. Ese crecimiento es desigual pero real porque es el reflejo de un sector: el exportador de carne vacuna, soja y otras oleaginosas".

Recordó que Paraguay "es el tercer productor de soja en América del Sur detrás de Brasil y Argentina y cuarto productor de carne bovina luego de Brasil, Argentina y Uruguay. Entonces, el 13,6% es reflejo de estos campos productivos".

Rodríguez, no obstante, reconoció que otras áreas de la economía como las de compañías de telefonía celular y supermercados "están teniendo gran expansión pero el pueblo humilde, esos individuos albañiles y de otros oficios de la construcción, están mal".