Cardiff despidió el viernes al técnico Malky Mackay después de una lucha de poder con el dueño del club, Vincent Tan.

El escocés fue cesado apenas cinco días después que la dirigencia le informó que seguiría al mando "por el futuro inmediato".

A pesar de ese respaldo, existía la condición de que Mackay mejorara su relación con Tan, lo que parecía improbable tomando en cuenta que el dueño habría rechazado reunirse con el timonel en meses recientes.

El dueño malayo y Mackay tuvieron un encontronazo por el despido del jefe de visores, Ian Moody, en octubre.