Fuerzas del gobierno sirio emboscaron el viernes a un grupo vinculado con al-Qaida y mataron a decenas de rebeldes cerca de una aldea cristiana cerca de Damasco, dijeron la televisión estatal y activistas de la oposición.

De acuerdo con la televisión, los efectivos sorprendieron al amanecer a integrantes del Frente Nusra cerca de Malula, a la que este grupo y rebeldes de otras organizaciones habían capturado a finales de noviembre por segunda ocasión este año.

El gobierno había mantenido un firme control de la ciudad histórica de Malula a pesar de que el territorio que la rodea está en poder de la insurgencia.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que decenas murieron y 20 resultaron heridos en la emboscada.

Malula se ubica a orillas de la región escabrosa de Qalamun, unos 60 kilómetros (40 millas) al noreste de la capital, donde el gobierno ha mantenido una ofensiva durante varias semanas.