El presidente palestino Mahmud Abbas ha solicitado a Washington que bloquee un nuevo plan israelí para construir centenares de casas adicionales en asentamientos judíos, dijo el viernes uno de los principales negociadores, que advirtió que este proceder puede poner en peligro los esfuerzos de paz que encabeza Estados Unidos.

Funcionarios israelíes han dicho que la semana entrante se hará el anuncio sobre la construcción de las nuevas unidades en Cisjordania y Jerusalén oriental, precisamente cuando Israel disponga la excarcelación de 26 palestinos que han estado presos mucho tiempo, dentro del compromiso que asumió al inicio de las conversaciones en el tercer trimestre del año.

El primer ministro Benjamin Netanyahu ha hecho antes anuncios similares sobre la construcción de casas para contrarrestar las severas críticas en su contra derivadas de la puesta en libertad de prisioneros palestinos. Será la tercera de cuatro excarcelaciones previstas.

En la reunión que sostuvo el jueves a altas horas de la noche con el enviado estadounidense Martin Indyk, Abbas "solicitó la intervención de Estados Unidos para impedir que el gobierno israelí haga nuevos anuncios sobre asentamientos a fin de salvar el proceso de paz y los esfuerzos de Washington", dijo el principal negociador, Saeb Erekat.

Los palestinos reclaman a Jerusalén oriental y Cisjordania --zonas que capturó Israel en la Guerra del Medio Oriente de 1967-- como partes de un futuro estado independiente propio.

Aseguran que la construcción de asentamientos israelíes es señal de mala fe. Como más de 550.000 israelíes que viven en zonas capturadas en 1967, los palestinos afirman que el tiempo se agota rápidamente frente a la esperanza de establecer las fronteras.

Con seguridad el previsto anuncio israelí provocará una crisis en las conversaciones de paz, que se reanudaron en julio después de una parálisis de casi cinco años.

Debido a fuertes presiones del secretario norteamericano de Estado, John Kerry, los palestinos se vieron obligados a retirar su demanda de que se suspenda la construcción de asentamientos. A cambio, Israel aceptó la excarcelación de 104 de los palestinos que ha tenido presos más tiempo.

De acuerdo a los nuevos planes de construcción, serán edificadas 600 casas en Ramat Shlomo, un enclave en Jerusalén oriental, y alrededor de 800 viviendas adicionales en Cisjordania, dijo un funcionario israelí enterado de los proyectos.

Netanyahu ha ordenado al Ministerio de Vivienda que efectúe los preparativos para el anuncio formal de la semana próxima, agregó. El funcionario solicitó el anonimato para hacer declaraciones a la prensa porque el plan continuaba en elaboración.

Kerry ha solicitado a los israelíes que muestren moderación. El jefe de la diplomacia estadounidense dijo recientemente que este tipo de edificaciones suscita dudas sobre el compromiso de Israel hacia la paz. El mes pasado, por exigencias de Washington Israel suspendió abruptamente otro plan sobre un asentamiento.

La Unión Europea también ha pedido a Israel que no anuncie más construcciones y afirmó que responsabilizará a ese país de cualquier rompimiento de las conversaciones. Estados Unidos y la Unión Europea no han emitido declaraciones sobre los nuevos proyectos relacionados con los asentamientos.