La ONU dice que más de 120.000 personas han sido desplazadas por la violencia en Sudán del Sur y que aproximadamente la mitad se ha refugiado en instalaciones de la organización internacional.

La cantidad de desplazados internos ha aumentado desde que los combates comenzaron en Yuba, la capital, el 15 de diciembre, antes de extenderse a todo el país.

Las agencias de asistencia necesitan por lo menos 166 millones de dólares para salvar vidas, según la ONU, que ha exhortado a los líderes del país a comenzar conversaciones.

Líderes regionales de un bloque llamado IGAD se reunirán el viernes en Nairobi, capital de Kenia, para discutir la crisis. Se espera de la reunión surja una hoja de ruta para conversaciones de paz entre el presidente sursudanés Salva Kiir y el rival político a quien acusa de orquestar una intentona golpista.