Una de las casas de Santa Claus en Las Vegas quedó calcinada cuando un enorme árbol de Navidad se incendió el miércoles en un centro comercial al aire libre, mientras los niños de todo el mundo esperaban que San Nicolás les entregara sus regalos.

Nadie resultó lesionado cuando el árbol navideño artificial de 14 metros en Town Square se incendió a eso de las 2 de la madrugada del 25 de diciembre, unas ocho horas después que el centro cerró. Del árbol quedó poco más que el esqueleto de metal, aunque una casita donde Santa posa para fotos con los niños parecía ser la única instalación afectada, según directivos del lugar.

"Uno nunca quiere tener una experiencia así", dijo Jaimesen Mapes, director de Mercadotecnia del centro comercial. "Estamos muy agradecidos de que nadie se lesionó en el incendio".

Jon Klassen, subjefe de bomberos del Condado Clark, dijo que cuando los bomberos llegaron al lugar las llamas alcanzaban los 10 metros de alto, según el diario Las Vegas Review-Journal.

"Algo tal alto y de esa forma, parece un fósforo enorme", dijo Klassen.

Los bomberos pudieron apagar las llamas con rapidez. Y aunque Klassen reconoció que el incendio el día de Navidad por la mañana era algo irónico, dijo que el fuego pareció deberse a problemas con los cables. Todavía no se ha emitido un informe final sobre la causa del incendio.