El mandatario ucraniano lanzó el jueves una advertencia a las desafiantes regiones occidentales del país, las cuales han apoyado abiertamente las protestas contra el gobierno de las últimas semanas.

El presidente Viktor Yanukovich ha enfrentado más de un mes de protestas multitudinarias en todo el país desde que decidió desechar un acuerdo con la Unión Europea, prefiriendo establecer relaciones más cercanas con Rusia.

Funcionarios en tres regiones occidentales de Ucrania han tomado permiso sin goce de sueldo como forma de protesta contra el gobierno, y el alcalde de Lvov, cerca de la frontera con Polonia, advirtió que su fuerza policiaca podría defender a los manifestantes si las autoridades centrales envían fuerzas para dispersar a éstos.

En una reunión con miembros de su partido, Yanukovich dijo que "nunca permitiremos ningún nihilismo legal ni separatismo".

Mientras tanto, continúan las protestas en Kiev, capital de la nación.