El primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan dice que cree ser el blanco final de una investigación por sobornos y corrupción a sus aliados que ha sacudido al gobierno.

Erdogan declaró a un grupo de periodistas que cualquiera que intente involucrarlo en el escándalo saldrá "con las manos vacías". Sus comentarios fueron publicados el jueves en los periódicos Hurriyet y Yeni Safak.

El premier reorganizó profundamente su gabinete el miércoles al reemplazar a 10 ministros algunas horas después de la renuncia de tres, cuyos hijos fueron arrestados con relación a la pesquisa. Uno de esos ministros exhortó a Erdogan a que también renuncie.

Los hijos de los ministros fueron interrogados en torno al escándalo enfocado en presuntas transferencias de dinero ilícito a Irán y sobornos para proyectos de construcción. Dos de ellos fueron arrestados posteriormente bajo cargos de soborno.