Allegados del reconocido periodista Orlando Sierra, asesinado hace casi 12 años, expresaron el jueves su decepción con la sentencia absolutoria en favor de un controvertido político implicado en el sonado homicidio.

"A mí me da mucha tristeza que el caso de Orlando vaya a quedar en la impunidad", comentó telefónicamente Gloria Luz Angel, quien fuera la novia del periodista asesinado en enero de 2002 en la ciudad de Manizales, capital del departamento de Caldas y a 165 kilómetros al noroeste de Bogotá.

La absolución del ex congresista Ferney Tapasco se conoció el 24 de diciembre pasado y fue proferida por un juzgado penal de la ciudad de Pereira, a 175 kilómetros al oeste de la capital colombiana.

Al momento de ser asesinado, Sierra, de 42 años, era el subdirector del diario La Patria de Manizales.

La Fiscalía había acusado a Tapasco como el presunto autor intelectual del asesinato de Sierra, un duro crítico de la clase política de Caldas desde su columna de opinión en La Patria.

Gloria Luz Angel se mostró extrañada de que el juez del caso se hubiera tomado casi un año para dictar sentencia en el caso de Sierra "y sobre todo en estos días de Navidad". Sin embargo expresó su gratitud con los medios de comunicación por la solidaridad que le han expresado a ella y a La Patria tras conocerse la determinación en favor de Tapasco.

El diario escribió en su editorial del jueves que "la determinación del juez único penal especializado de Pereira de absolver al ex diputado caldense Ferney Tapasco González, frente a ese asesinato, marca un nuevo golpe en contra del periodismo colombiano y su vocación a favor de la verdad".

El editorialista calificó de desconcertante la determinación del juez y que haya demorado el fallo todo el año para dictarlo en Navidad "cuando la posibilidad de reacción de la opinión pública es naturalmente más apagada" y porque los tribunales en general "se encuentran en su tradicional vacancia. No parece serio que las cosas ocurran de esta manera".

Tanto la Fiscalía como la Procuraduría pueden apelar ante un tribunal superior la absolución de Tapasco.

Sobre las 10:00 AM (1500 GMT) del jueves, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario indicó que Tapasco aún no había abandonado La Picota, una cárcel del sur de Bogotá donde fue internado desde su captura en marzo de 2010.