Oposición siria no participará en conversaciones

La principal organización de la oposición siria, respaldada por Occidente, advirtió el miércoles que no participará en las negociaciones de paz con el gobierno hasta que los rebeldes consigan nuevamente la ventaja en el campo de batalla, dijo el jefe del grupo.

La declaración refleja la nueva realidad sobre el terreno, donde las fuerzas del presidente Bashar Assad han estado logrando progresos significativos contra los rebeldes en varios frentes clave.

Ahmad al-Jarba, líder de la Coalición Nacional Siria, dijo que los rebeldes se estaban reagrupando tras una serie de reveses y predijo que recuperarán terreno en las "próximas semanas".

"No vamos a ir a ninguna negociación hasta que el ejército Libre y las fuerzas revolucionarias se hayan fortalecido en el terreno y estén cohesionados como hace ocho meses", dijo a la agencia estatal de noticias de Qatar, mientras se encontraba de visita a Doha.

Estados Unidos, que apoya a la oposición y Rusia, que respalda al gobierno de Assad, están tratando de convocar a una conferencia en Ginebra para que ambas partes implementen un plan de paz adoptado en la ciudad suiza hace un año. Propone el establecimiento de un órgano de gobierno de transición investido de plenos poderes ejecutivos.

La semana pasada, al-Jarba dijo al Consejo de Seguridad de la ONU que el grupo estaba dispuesto a asistir a una conferencia de paz si el gobierno sirio se comprometía a poner en práctica un plan que lo obligue a entregar el poder a un gobierno de transición.

Sin embargo, sus comentarios del miércoles revirtieron esa postura, cuando declaró que la Coalición no participaría antes de que la situación en el terreno cambie a favor de los rebeldes.

Los comentarios de Al-Jarba coincidieron con un nuevo asalto por las fuerzas del gobierno sirio para retomar el control de un poblado en el norte del país, donde supuestamente ocurrió un ataque con armas químicas a comienzos de este año, dijeron activistas sirios.

El operativo en Jan al-Assal, a las afueras de Alepo, se produjo más de una semana después de que la ciudad fue capturada por los rebeldes.

En otro orden de cosas, Irán anunció que ofrecerá a Damasco una línea de crédito de 3.600 millones dólares para la compra de petróleo, según un informe emitido el martes por la noche por el servicio estatal de noticias SANA. Irán es un aliado cercano de Assad.

___

Los corresponsales de The Associated Press Coleen Barry de Milán, Italia y Zeina Karam de Beirut contribuyeron a este despacho.