El presidente del parlamento israelí dijo que se rehusó a la colocación de un árbol de Navidad en el recinto por los "recuerdos dolorosos" que evoca entre los judíos.

Yuli Edelstein dijo el jueves a Israel Radio que la exhibición pública de un símbolo del cristianismo podría ser considerado ofensivo. Los judíos han sufrido siglos de persecución de los cristianos.

A principios de semana, Edelstein había rechazado la petición de un legislador árabe cristiano. Dijo que el parlamentario podía poner un árbol de Navidad en su despacho y en la sala de conferencias del partido.

Edelstein dijo que la iniciativa es parte de una campaña árabe dirigida a socavar el carácter judío de Israel.

Advirtió que si hubiera accedido quizá tendría que haber atendido otras peticiones para exhibir una cruz y una media luna en el parlamento.