El gobierno español bajará los impuestos a las rentas más bajas a lo largo del año que viene, mientras que el resto de los contribuyentes deberá esperar a la salida de la crisis.

En una entrevista con el diario económico Expansión, el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro dijo el jueves que la reducción será progresiva, pero no precisó el porcentaje de la baja ni el número de beneficiarios. También descartó nuevas subidas de impuestos indirectos como el IVA.

Sobre la recuperación económica, Montoro señaló que el Producto Interno Bruto podría crecer por encima de 1% en 2014 y se mostró confiado en la creación de empleo.

España registró un crecimiento marginal en el tercer trimestre del año que le permitió abandonar dos años de profunda recesión. La tasa de desempleo sigue por encima de 26%.

Desde su llegada al poder en 2011, el gobierno conservador aprobó fuertes subas de impuestos directos e indirectos para aumentar la recaudación y reconducir su abultado déficit público.